¿Pa’ lo que sea, Miguel? Cuba en la nueva etapa

Miguel Díaz Canel Bermúdez

El recién estrenado presidente cubano, Miguel Díaz-Canel Bermúdez, que este 20 de abril cumple 58 años, ha recibido como ‘regalo’ un país llamado a vencer la crisis que afronta desde hace décadas y una situación internacional adversa.

Por un lado, una economía estancada, una infraestructura obsoleta y una población sumida en la lucha diaria por la supervivencia.

Por otro, el bloqueo; el retroceso en las relaciones con Estados Unidos, que han escalado en hostilidad bajo la Administración Trump; la izquierda en América Latina pasando por momentos difíciles y con las expectativas puestas solo en Rusia y China.

Pero el principal reto para el flamante mandatario es cómo prender la esperanza en esa parte de la gente que tiempo atrás coreaba “pa’ lo que sea, Fidel, pa’ lo que sea” y hoy, más que ver su llegada como una continuidad del proceso revolucionario, la asume como la prolongación del desastre cotidiano que padece desde hace años.

Díaz-Canel marca un cambio generacional, pero está por ver qué significará para los cubanos.

Salido de un entorno humilde, en el municipio de Placetas, en la central provincia de Villa Clara, escaló uno a uno los peldaños hasta llegar aquí.

De profesor a dirigente juvenil, y de ahí a funcionario atípico del Partido, que en el tiempo que dirigió tanto su provincia natal como la oriental Holguín, supo labrarse una buena fama de hombre amable, sencillo, comunicativo, exigente y preocupado por el bienestar del pueblo.

Después de su paso por el Ministerio de Educación Superior, llega al puesto de vicepresidente, con una imagen algo diferente: distante, gris, ortodoxa y poco visible, que algunos achacan a la propia naturaleza del cargo y a la experiencia de otros que se ‘destacaron’ más de la cuenta.

Ahora, tras una votación unánime de los diputados, toma posesión al frente del país, convirtiéndose en su presidente número 24 y el primero sin el apellido Castro en varias décadas.

Pero su entorno poco ha cambiado: la ‘vieja guardia’ sigue sentada en casi los mismos sitios en la Asamblea Nacional y a pesar de algunas renovaciones, la edad media del Consejo de Estado continúa elevada.

Al frente del Partido Comunista, órgano rector de la sociedad según la Constitución, continúa Raúl Castro, algo que recordó el nuevo mandatario en su primer discurso: “El compañero Raúl Castro encabezará las decisiones de mayor trascendencia para el presente y el futuro de la nación”.

“El mandato dado por el pueblo es dar continuidad a la Revolución cubana en un momento histórico y crucial que estará marcado por actualizar el modelo económico y social, perfeccionando nuestra labor”, afirmó.

El nuevo mandatario parece tener claro los desafíos, que pasan por complejos temas como la postergada unificación de la moneda, la reforma constitucional, los salarios prácticamente simbólicos y el congelamiento de la iniciativa privada.

Díaz-Canel no quiso hacer promesas, pero aseguró que correspondería a la confianza del pueblo actuando, creando y trabajando sin descanso por responder a sus demandas y necesidades, propiciando el debate y la participación de la gente.

Si es capaz de lograr esos resultados concretos de crecimiento y desarrollo que clama a gritos la sociedad cubana, tal vez algún día cambie la consigna: “Pa’ lo que sea, Díaz-Canel, pa’ lo que sea”.

Natasha Vázquez

Trump: EEUU se ocupará de Cuba tras investidura del nuevo Presidente

El presidente de EEUU, Donald Trump, dijo que su Gobierno se está ocupando de Cuba luego de la investidura de Miguel Díaz-Canel como nuevo presidente del país caribeño, según una cita divulgada por el pool de prensa.

“Amamos a Cuba. Nos estamos ocupando de Cuba”, dijo Trump, según la cita.

Más temprano, el pasado 19 de abril, la Asamblea Nacional del Poder Popular (Parlamento unicameral) aprobó la candidatura de Miguel Díaz-Canel, que posteriormente, por unanimidad, fue electo Presidente para suceder como Presidente a Raúl Castro (2008-2018).

Luego de las afirmaciones de Trump, el Departamento de Estado indicó que se mantienen los vínculos diplomáticos con la nueva Administración cubana.

Las relaciones entre La Habana y Washington se vieron deterioradas tras la asunción de Trump a la presidencia, y en particular luego de la revelación de supuestos daños a la salud de decenas de diplomáticos estadounidenses destacados en la capital cubana.

Fuentes del Departamento de Estado indicaron que tales daños habrían sido causados por un “ataque sónico”, a pesar de que las propias autoridades estadounidenses reconocieron no tener pruebas del mismo.

Washington redujo su personal diplomático al mínimo y también expulsó a una veintena de funcionarios cubanos de la delegación en Washington.

Sputnik

 

Un comentario sobre “¿Pa’ lo que sea, Miguel? Cuba en la nueva etapa

  • el abril 28, 2018 a las 10:44 pm
    Permalink

    Apreciado Miguel Salazar, haga un comentario sobre el resultado que ha ido arrojando la encuesta del semanario sobre la gestión de gobierno de maduro. Sus lectores lo esperamos. Saludos.

    Respuesta

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: