Parejas, control exhaustivo

* ¿Relaciones de parejas hechas girones por culpa de las nuevas tecnologías? Aunque usted no lo crea, sí. Las personas celosas y controladoras usan esta nueva herramienta como una forma para controlar y saber dónde está su media costilla en todo momento

“Le escribí al whatsapp hace casi una hora y aún no me ha contestado. Sé que lo ha leído. Entonces, ¿qué está haciendo a estas horas, o lo que es peor, con quién?”. Este pensamiento está a la orden del día, cada vez aflora con más fuerza en una sociedad marcada por nuevas tecnologías y redes sociales, lo que nos empuja, sin querer, a estar continuamente conectados o al menos, a tener la sensación de estarlo en todo momento. Sea por trabajo, o bien para su propia vida personal. Personas que ya son bastante celosas y controladoras, usan esta nueva herramienta como una forma para controlar y saber dónde está su pareja en todo momento.

Ahora estamos hiperlocalizados

A pesar de no haber datos oficiales ni registrados sobre este tema, en las consultas de psicología se da cada vez más este ‘fenómeno’. Por ese control exhaustivo aparecen las quejas y las dificultades en las relaciones de pareja. No tanto ruptura, pero sí muchos problemas, aclaran los especialistas, aunque a veces parezcan historias rocambolescas, se han descubierto infidelidades a través de redes sociales, como Facebook. Y es que colgamos mucha información de nuestra vida y la gente puede acceder a ella más fácilmente. Hace unos diez años se registraba el bolso o la cartera, ahora se registra el celular. Al fin y al cabo es lo mismo, sólo que los métodos han cambiado. Ahora estamos hiperlocalizados y es mucho más sencillo.

Pero a pesar de todo ello, los expertos alaban también las ventajas de estas herramientas. Es muy útil mandar un mensajito de texto de cuando en cuando a la pareja para recordarle que la queremos o la echamos de menos. Por lo que puede mejorar el vínculo emocional con esa persona, pero no se deben sobrepasar los límites del control, advierten.

En cuanto a los celos, se pueden dar, por supuesto, pero no debemos olvidar que no se crean por culpa de las redes sociales y las aplicaciones, sino por la falacia del control y la falta de seguridad. Es decir, no por tener un celular tenemos más control sobre las cosas, de hecho, debido a una falsa sensación de control creemos que podemos controlar a su vez a otros.

La inmediatez, el problema

Todo este ‘fenómeno’ es debido en parte, a que existe un sentimiento de culpa si no se responde a estos estímulos (whatsapp, Facebook, mail). Esto responde a la idea de tiempo real. Pero no es real, es paralelo a mil tiempos. El problema es la inmediatez: creemos que como todo se puede solucionar ‘ahora’ se gana tiempo y producción, pero esto es una falacia. Se hace más ‘humo’, pero no se produce más. Por tanto, asegura los especialistas, “los mensajes, los ‘toques’ o los ‘me gusta’ no son más que migas que lanzamos para las relaciones. No las alimentan, enganchan y dan más hambre. ¿Por qué? Porque no es alimento”.

Actualmente, nos hemos vuelto consumidores de emociones, no vale con un paseo, “necesitamos cine, cena, viajes, estoy con el otro mientras hago otra cosa, no mientras comparto otra cosa”, exponen psicólogos y sociólogos. Así, tenemos tal demanda y ansiedad de atención que la consumimos y la solicitamos las 24 horas mediante las redes y respondemos con migas a las demandas de los otros de igual modo. Las redes, afirman, facilitan ese intercambio de ‘migas y de humo’. Consumimos emociones porque ya todos y todas –facilitados por las redes- hemos creado apegos inseguros, pues, como decía un sexólogo, “entramos antes en la cama de alguien que compartir verdadera intimidad”.

La infoxicación

Pero pese a todo, las tecnologías han venido para quedarse, y como todo en la vida se necesita educación. Manifiestan los especialistas que Internet es una larga autopista donde muchas veces podemos perdernos si no llevamos consigo un buen mapa. En cambio, al contrario de lo que se pueda pensar, el mundo interactivo no tiene apenas diferencia con el presencial. Por ejemplo, la búsqueda de parejas por Internet, donde las plataformas ‘on line dating’ (citas a través de Internet) son iguales que una discoteca: usted llega, echa un vistazo y, si le gusta el ambiente y la gente, se queda y si no, se va. En la red es lo mismo, no todo el mundo miente, pues al final, intuye quién le está diciendo la verdad y quién no. Igual que cuando conoce a alguien en la calle, ¿no?

Incluso, Internet es positivo para conocer la gran diversidad sexual que existe en todo el planeta. Ya sean prácticas sexuales, juegos, etc., la gente conoce a personas que hacen lo mismo que ellos y ya no se sienten tan ‘bichos raros’. Hay más normalización en todos los sentidos. Y sobre todo, la red es útil para buscar información o ayuda a muchos problemas, donde el mundo virtual se convierte en una herramienta absolutamente poderosa. Por ejemplo, las personas que tienen alguna disfunción sexual buscan ayuda en Internet para intentar conocer qué es lo que realmente les pasa. “El problema es la infoxicación (sobrecarga informativa) a la que estamos expuestos, pero si realmente buscamos en páginas fiables (con referencia y regladas por alguna empresa o entidad) y si nos dejamos aconsejar por amigos y profesionales que nos recomiendan de primera mano páginas buenas y fiables, los pros son muchos más que los contras”, sostienen los expertos.

Dorothy Lamar

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

error: Content is protected !!
A %d blogueros les gusta esto: