Pasión por la cultura autóctona: ignorando la burla

El idioma nativo de Irlanda es el irlandés también denominado gaélico

Durante la última visita a Irlanda pude visitar una zona en el suroeste donde supuestamente el idioma que se habla es el idioma irlandés o el gaélico. Hay varios de estos lugares llamados na Gaeltachta, zonas exclusivas de habla irlandés apoyadas por el Estado para mantener y promover la antigua lengua. Y en cada uno de los lugares se ofrecen escuelas de verano para gente que quiere aprender o mejorar su conocimiento del idioma.

Visité una clase de un centro con alumnos que son del extranjero y que han aprendido algo de irlandés y quieren mejorar su conocimiento. En la clase de 10 alumnos había cuatro americanos, una australiana, 3 ingleses, una japonesa y una rusa. En otra clase había gente irlandesa que estudiaron el idioma en la escuela por obligación pero que no lo han hablado nunca. Es interesante ver la dedicación y pasión tanto de los profesores como de los directores del centro. La directora misma no nació hablando irlandés pero ha logrado dominar el idioma perfectamente y es experta en la historia, la arqueología y los cuentos de la región. Es interesante también ver la dedicación de los alumnos, sobre todo los de EEUU, donde existen múltiples asociaciones de música y cultura irlandesa e interés en el idioma.

La ironía es que los “nativos”, los que nacieron hablando el idioma, muchos de ellos se dirigen a los estudiantes en inglés e incluso hablan más inglés que irlandés. Con la globalización etc., la inmigración de gente de afuera a los pueblitos de la Gaeltacht y el turismo, la tendencia de escoger la lengua más fuerte es enorme. Por eso hay que admirar los esfuerzos de gente que quiere mantener la cultura de la zona y la rica historia del país. Y me recuerda siempre a los venezolanos que han promovido la cultura autóctona con los cuentos, los cantos, incluso resucitando palabras de los antiguos habitantes.

Boris Johnson

Regresamos al Reino Unido (UK): tenemos un nuevo primer ministro. Es Boris Johnson. ¡Cómo desprecia a los irlandeses! Su último desatino fue burlarse del apellido del primer ministro irlandés, Varadkar (padre hindú/madre irlandesa) “¿por qué no se llama Murphy como todos ellos?” Por supuesto, el insulto los irlandeses lo ignoran como otra bufonada de los británicos. Los irlandeses mantienen la posición de que si el Reino Unido sale de UE sin acuerdo,  el problema de la frontera entre Irlanda del Sur que es independiente y parte de UE e Irlanda del Norte, que pertenece a UK no desaparecerá.

Boris Johnson

El nuevo primer ministro dejó mal parado al embajador británico a EEUU, después de que los periódicos publicaron sus informes diplomáticos al ministerio de exterior tildando al presidente Trump de “inepto” y la presidencia de “disfuncional”. Trump no quiso tratar más al embajador. La mayoría de los políticos británicos denunciaron el trato hacia el embajador comentando que solamente estaba haciendo su trabajo, pero no el Sr. Johnson… ni un pio. Resulta que un joven que trabaja por el nuevo partido Brexit confesó que él era responsable con otro periodista del partido Brexit de filtrar los informes del embajador a la prensa. Como el embajador tuvo que renunciar,  la policía británica abrió una investigación.

Kim Darroch exembajador británico

En la sección de cartas de The Times se puso bajo la lupa esta famosa “relación especial” con EEUU que tanto ama el establecimiento y sobre todo los brexiteros que esperan después de la ruptura con UE concertar un acuerdo bilateral con EEUU. Un ex embajador británico a Estados Unidos comentó que es el momento de examinar en detalle la relación y que no hay que apurarse para nombrar un nuevo embajador porque el encargado de la embajada puede perfectamente tomar el mando. Piensa que el episodio “debería recordarnos que la relación con EEUU siempre ha sido una relación transaccional enraizada en el realpolitik» y que “basta con la retórica de la relación especial a la cual los políticos británicos tanto se afincan”.

Tanquero Britanico

Lo que preocupa ahorita a los británicos, sobre todo el sector militar, es lo que pasa con Irán. En The Times, un profesor eminente de estudios de guerra advirtió que “nosotros agarramos uno de los tanqueros de Irán, entonces ¿por qué no estábamos preparados para la reacción de ellos? Continuó diciendo que pase lo que pase, las contradicciones en la política extranjera británica significa que el país está atascado entre su deseo de estar muy cerca a los estadounidenses, aún cuando aquellos causan problemas para todo el mundo, y los intereses compartidos con los vecinos europeos en el momento que estamos separándonos de ellos por culpa de Brexit. El incidente pone sobre el tapete los “límites de la capacidad del Reino Unido de actuar como un gran poder independiente.”

Quiero incluir una cita interesante sobre la ética periodista: un lector escribió al comentarista gallego, Manuel Rivas. “Si una persona dice que llueve y otra dice que no, tu trabajo como periodista no es darle la razón a ambas. Es abrir la maldita ventana y ver si está lloviendo.” Rivas contesta que hay que buscar el matiz. “La verdad está, muchas veces en lo que no puede verse: hay ventanas que no pueden abrirse.”.

Patrick O´donoghue

Patrick.vheadine@gmail.com

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

error: Content is protected !!
A %d blogueros les gusta esto: