Peligra la Copa del Mundo de Rusia

La FIFA guarda silencio sobre el Mundial de Rusia 2018, porque tiene la política de no inmiscuirse en asuntos de gobiernos. Aún no hay una declaración de guerra oficial más allá de los ataques ocurridos en Siria la semana pasada.

Pero la actitud provocadora del presidente de Estados Unidos, quien decidió atacar con sus mega misiles territorio sirio –aliado de Rusia– tiene con los pelos de punta a los hinchas que, a pesar de haber adquirido sus boletos de avión y boletos para los partidos, se preguntan, ¿qué sucederá con el campeonato más importante del mundo? Y lo que es peor, si llegaran a decidirse por ir, ¿qué podría suceder durante la fiesta deportiva?

Desde aquí clamamos por una salida pacífica al conflicto en Siria, que frene la barbarie, se consolide la Paz y no acaben con el mundial de fútbol.

Zavibaka mascota oficial del Mundial Rusia 2018

No es chiste, es honestidad.

Ya faltan apenas días para la inauguración y ya está claro que el Reino Unido no enviará a sus delegados, ni a sus príncipes. La misma decisión tomó Islandia, en una especie de asonada que fue bautizada con el nombre de Boicot al Mundial, a la que no se unieron otros países, a pesar de que los miembros de la Unión Europea expulsaron diplomáticos rusos de sus naciones y Rusia, a su vez, hizo lo propio con ellos.

Sin embargo, la situación puede cambiar. Ya no se trata de retaliaciones diplomáticas. No. Ya empezaron a mostrar su arsenal. Reino Unido y Francia apoyaron a Estados Unidos en este ataque, que fue calificado por Trump como una operación quirúrgica y simbólica, que pretende ser una advertencia sobre el uso de armas químicas en Siria.

El Presidente ruso acusó a Washington de “hacer el juego” a los terroristas y de “agravar la catástrofe humanitaria” en Siria y convocó al Consejo de Seguridad de la ONU para condenar los ataques, pero la votación solo fue apoyada por Rusia, China y Bolivia, así que el ataque fue considerado legal según los principios de la Naciones Unidas.

Boicot

Por ahora, desde Moscú se mira con alivio que los ataques hayan cesado, pero las cartas están puestas sobre la mesa: Trump advirtió que volverá a atacar si se comprueba nuevo uso de armas químicas y Putin se siente amenazado. La tensión en la zona no es favorable para la realización del Mundial 2018.

Los miembros de la FIFA guardan silencio, pero deben estar muy preocupados. Ya una vez, en 1942, el Campeonato Mundial fue cancelado tras el inicio de la II Guerra Mundial, y en 1946 decidieron no hacerlo porque Europa estaba devastada. Y en Argentina todavía recuerdan cómo la selección albiceleste perdía en el Campeonato de España 1982 mientras los soldados luchaban en Las Malvinas.

Ojalá la historia no se repita.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: