¿Por qué no llueve en el desierto?

Tradicionalmente se decía que las excepcionales selvas del Amazonas o del Congo se debían a la elevada pluviosidad de estos lugares, las más altas del planeta. Pero un nuevo estudio científico parece demostrar lo contrario: que son los bosques quienes hacen las lluvias y no las lluvias quienes permiten el desarrollo de los bosques. De hecho, sin los árboles, esas inmensas áreas continentales de junglas impenetrables serían desiertos.

La escasez de lluvias, característica común de todos los desiertos, se debe a diversas circunstancias. Algunos de los mayores desiertos del mundo, entre ellos el Sahara y los de Australia, están situados en zonas de presión atmosférica permanentemente elevada. Desde las alturas descienden continuamente masas de aire seco que no desprenden prácticamente humedad alguna a su paso por estos áridos lugares.

Son conocidos los desiertos creados por la naturaleza tales como Atacama, en Chile y Perú, y de Namib, en Africa meridional, Gobi en Asia Central y el Valle de la Muerte en USA.

Los lugares más secos conocidos son algunos puntos del desierto de Atacama, en Chile, donde no se recuerda que haya llovido jamás.

Sabemos por las condiciones de sus suelos y su nivel de publiosidad que es casi imposible reforestarlos tal como se hace en regiones con condiciones más favorables.

¿Podemos crear nuevos desiertos?

La respuesta es, desafortunadamente, un SI rotundo.

Ya lo estamos haciendo mediante la “deforestacion

¿Qué es la deforestación?

La deforestación o tala de árboles es un proceso provocado generalmente por la acción humana, en el que se destruye la superficie forestal. ​ Está directamente causada por la acción del hombre sobre la naturaleza, principalmente debido a las talas o quemas realizadas por la industria maderera, así como por la obtención de suelo para la agricultura, minería y ganadería.

Los motivos de la tala indiscriminada son muchos, pero la mayoría están relacionados con el dinero o la necesidad de los granjeros de mantener a sus familias. El inductor subyacente de la deforestación es la agricultura. Los agricultores talan los bosques con el fin de obtener más espacio para sus cultivos o para el pastoreo de ganado. A menudo, ingentes cantidades de pequeños agricultores despejan hectáreas de terreno arbolado, para alimentar a sus familias, mediante tala y fuego en un proceso denominado “agricultura de roza y quema”.

Las operaciones madereras comerciales, que proporcionan productos de pulpa de papel y madera al mercado mundial, también participan en la tala de innumerables bosques cada año. Los leñadores, incluso de forma furtiva, también construyen carreteras para acceder a bosques cada vez más remotos, lo que conlleva un incremento de la deforestación. Los bosques y selvas también caen víctimas del crecimiento urbano constante.

¿Por qué la Deforestación afecta al medio ambiente en forma tan negativa?

* Los arboles absorben el Dióxido de Carbono (CO2) del medio ambiente. Las plantas extraen el CO2 de la atmósfera a través de la fotosíntesis, quedándose con el carbono que incorporan a su estructura (raíces, tallos, hojas, flores) en forma de moléculas orgánicas y liberando parte del oxígeno. A menor cantidad de árboles mayor cantidad de CO2 un gas de efecto invernadero que va a contribuir con el recalentamiento atmosférico.

* Los restos de los árboles talados que permanecen en la superficie se descomponen. La descomposición de toda materia orgánica produce el gas metano.

Es un gas de efecto invernadero relativamente potente que contribuye al calentamiento global del planeta Tierra ya que tiene un potencial de calentamiento global de 23.​ Esto significa que en una medida de tiempo de 100 años cada kg de metano calienta la Tierra 23 veces más que la misma masa de CO2.

* Afecta al ciclo del agua: los árboles extraen agua del subsuelo a través de sus raíces y la liberan a la atmósfera (Evapo-transpiración). Cuando desaparecen, el clima se vuelve más seco. Además la deforestación reduce la cantidad de agua en el terreno y en el subsuelo, de modo que las plantas restantes ven reducida su disponibilidad de agua.

Soluciones:

* Por cada árbol talado se deben sembrar dos.

 * Implementar en nuestras comunidades y nuestras familias y conocidos programas de reforestación para así ayudar al medio ambiente.

 * Minimizar el uso de papel en forma “burocrática”

 * Hacer campañas en contra de las grandes empresas dedicadas a talar grandes cantidades de bosques; para que ellos no corten tantos, más bien que siembren para que contribuyan a reparar el gran daño que le han hecho a la naturaleza.

 * Exigir leyes y reglamentos cada vez más estrictas que normen el uso de la tierra especialmente a la minería irracional.

* Promover en nuestras escuelas el sentimiento de conservación de nuestros bosques.

El robo de criptomonedas más grande de la historia

El pasado viernes 26 de enero Coincheck, una de las casas de cambio de criptomonedas más grandes de Japón, sufrió un robo valuado en USD 534 millones.

Los activos hackeados fueron NEM (XEM), que se encuentra entre las 10 monedas virtuales más valiosas, según su capitalización de mercado.

Los activos afectados estaban guardados en billeteras calientes (hot wallets), tal como se denomina a los monederos que están conectados a redes externas.

Coincheck identificó las direcciones adonde fueron a parar los fondos robados.

Como respuesta a este incidente, la compañía congeló los depósitos y extracciones. Además, se comprometió a compensar a los 260 mil usuarios afectados: cada uno recibirá el valor de sus depósitos hackeados en yenes, a un valor aproximado de 83 USD por cada moneda virtual.

No es la primera vez que ocurre:

En diciembre hubo un hackeo a NiceHash valuado en más de 64 millones de dólares y que despertó una alerta generalizada. No es el primer ni único incidente de este tipo, aunque quizás tuvo más repercusión que otros ataques, porque el año pasado las criptomonedas comenzaron a cobrar mayor importancia, luego de que bitcoin tuviera un pico histórico de 20 mil dólares.

En 2014, la casa Mt.Gox sufrió un ataque por un valor de 460 millones de dólares, que fue el resultado de falta de experiencia y pericia en la gestión de los activos virtuales. El resultado: escándalo y bancarrota.

Habrá qué ver qué futuro le depara a Coincheck. Quizá logre salir airoso del incidente, tal como lo hizo Bitfinex, una casa de cambio que logró superar un hackeo por 69 millones de dólares en bitcoins ocurrido en 2016.

El aprendizaje que deja este megarrobo:

Este incidente, como otros, deja en claro que los usuarios deberían tomar precauciones a la hora de guardar sus criptomonedas. Si bien pueden recurrir a las casas de cambio para operar y hacer transacciones, deben saber que no necesariamente tengan que guardar sus activos allí: tienen la opción de elegir entre diferentes billeteras, tanto online como offline. Y en caso de optar por guardar su dinero en las casas de cambio, deberán investigar bien qué medidas de seguridad se implementan.

Leancy Clemente

leancyclemente@gmail.com/@leancyclemente

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: