Primero es el 5 que el 10

La oposición venezolana luce entrampada en los efluvios políticos ocasionados por el dilapidado triunfo electoral que alcanzaron en las parlamentarias de diciembre del 2015. Desde ese momento hasta ahora, no han hecho sino transitar de “derrota en derrota”. Cuanta iniciativa se les ha ocurrido los ha conducido a un callejón sin salida. Por negligencia, impericia e inobservancia (como dicen los abogados, para suavizar un crimen) de las más elementales reglas del sentido común y de la política. Al instalarse la Asamblea Nacional el 5 de enero del 2016, su presidente le puso plazo de seis meses al gobierno de Nicolás Maduro. A partir de ese momento la política ha sido “hay que salir de la dictadura”. Desde esa fecha hasta nuestros días han hecho de todo: arrechera, salida, guarimbas, quemadera de gente y de instalaciones públicas hasta con niños adentro, marchas, trancazos, paros, asumieron el 350, referéndum revocatorio, renuncia, abandono del cargo, Maduro no es venezolano, plebiscito, participación en elecciones de gobernadores, desconocimiento de los resultados porque no los favorecieron, abstención en las elecciones de alcaldes de diciembre 2018, abstención en presidenciales y legislativas regionales del 20 de mayo de este año, hasta intentar el magnicidio contra el presidente constitucional Nicolás Maduro y el crimen de las cabezas de los poderes públicos y del alto mando militar en agosto pasado y ahora, nuevamente abstención en las municipales de este domingo 9 de diciembre. Han terminado sin política, divididos, apostando al “milagro” de una salida militar o una intervención extranjera. Han propiciado el más brutal bloqueo económico y comercial que recuerda la humanidad contra nación alguna, y no exagero, ahora van por el “topo a todo”, apuestan al desconocimiento de Nicolás Maduro a partir del 10 de enero. De entrada, desconocen que el mundo sigue pujando por salir de la unipolaridad y a Venezuela la respaldan los países emergentes de comunidad de naciones. Pero, en la política doméstica, todavía no encuentran como resolver el tema de la presidencia de la Asamblea Nacional, el próximo 5 de enero. Y el 5 es primero que el 10 de enero. Veamos.

Delsa Solórzano

¿QUIÉN PRESIDIRÁ LA ASAMBLEA NACIONAL?

Toda la información que poseemos conduce a que es imposible conciliar posiciones para elegir una nueva directiva de la Asamblea Nacional. De acuerdo con el acuerdo firmado en el seno de la Mesa de la Unidad Democrática (MUD) en enero del año 2016, este año le tocaría el turno a uno de “les enfants terribles” de Voluntad Popular, pero todo indica que no será así. La oposición venezolana que se quedó solo con los parlamentarios de ese sector, luego de ser declarada en desacato por el Tribunal Supremo de Justicia, corre la misma suerte de la MUD, está dividida. El pasado 6 de noviembre con ocasión del debate para declarar persona no grata al ex jefe del gobierno español, José Luis Rodríguez Zapatero, se materializó la división. Los parlamentarios de la fracción “16 de julio” (María Corina Machado), la Causa R, Voluntad Popular (VP) y Primero Justicia (PJ) se impuso por 10 votos de diferencia sobre los diputados de Acción Democrática (AD), Un Nuevo Tiempo (UNT), fracción Cambiemos, Avanzada Progresista, Movimiento Progresista y el recién expulsado de VP, Luis Florido. En esa oportunidad la diputada de UNT, Delsa Solórzano se abstuvo, anticipando un movimiento que está por cristalizar. En VP se están “matando” para definir a quien postulan y Delsa Solórzano, anunciará en los próximos días la creación de una nueva plataforma política, desde donde intentará “ponerle la mano” a la presidencia de la Asamblea Nacional, con fuerte respaldo de parte importante los medios de comunicación, especialmente de TV. Se nos ocurre que el primer diálogo que necesita el país, es en la oposición, para ver si logran una postura común y si no pueden, decreten la ruptura definitiva.

María Corina Machado

“ES AHORA”

María Corina Machado, parece haber logrado el liderazgo total de los radicales de la oposición venezolana. Su “línea” política la anunció en un artículo de opinión publicado el pasado 2 de diciembre, ampliamente difundido por las redes sociales. Con el sugerente título “Es Ahora”, la “propietaria” de Vente Venezuela deja de llamar dictadura al gobierno del presidente Nicolás Maduro y lo etiqueta como un “Estado criminal”. Asume el lenguaje del senador estadounidense Marco Rubio y de los sectores que promueven la invasión militar de Venezuela. La señora Machado deja ver las costuras de su propuesta y al referirse al asunto sin “anestesia” suelta: “El régimen necesita entonces, neutralizar a la FAN que en su espíritu se le volteó, ‘silenciar’ a los sectores ‘rebeldes/radicales’, que no aceptan cohabitación alguna. Y tienen que hacerlo rápido, antes que las acciones internacionales, que ya arrancaron, logren su efecto: descubrir a todos los cómplices y provocar el enfrentamiento final entre las mafias; con el consecuente quiebre del régimen y colapso del sistema. Bajo esta realidad es evidente que otras fuerzas apaciguadoras entren en acción, con mucha plata y muchos ‘medios’. Desde Europa, pasando por Nueva York y hasta en República Dominicana, encuentran eco a ‘una solución pacífica y electoral negociada, que evite un desenlace violento’. Suena bello. Claro, eso implica pactar para moderar el lenguaje, reconocimiento mutuo, farsas electorales y tiempo para oxigenar a la tiranía criminal (…) Un estado criminal es muy diferente a una dictadura. Lo son sus estructuras de poder y sus incentivos. Una dictadura puede rendirse ante una amenaza creíble a su estabilidad. Un estado criminal sólo cederá ante la fuerza aplicada. Aquellos que, incluso de buena fe, a estas alturas planteen soluciones políticas convencionales para detener esta tragedia, están facilitando el propósito de permanencia de la tiranía y la disolución de la Nación.

La verdad es dura e irrebatible, aunque cueste aceptarla, tenemos la obligación de actuar ya. Es la hora de la sincronización entre las fuerzas ciudadanas, civiles y militares, que estamos dispuestos a salvar a Venezuela, junto a las fuerzas democráticas internacionales que tienen el poder real de provocar la ruptura. Es ahora”. Nos preguntamos ¿Logrará María Machado imponer su política al conjunto de la oposición? ¿Este llamado a una salida violenta, será una provocación para provocar su enjuiciamiento por sedición y facilitar la intervención militar extranjera? ¿Quién le pone el cascabel al gato?

Nicolás Maduro

PERLITA AL CIERRE

El 10 de enero del próximo año, Nicolás Maduro, tomará el juramento de ley ante la “soberanisima” Asamblea Nacional Constituyente, como presidente constitucional de la República Bolivariana de Venezuela para el sexenio (2019-2025). La oposición venezolana seguirá rumbo al fondo de un abismo que no parece tener final y la gente que los ha venido acompañando sufrirá otra gran frustración. Al final del día, Nicolás Maduro, seguirá siendo el presidente. La oposición “internacional” seguirá con su agenda de propiciar más sanciones económicas y comerciales contra Venezuela y la gente de “a pie” seguirá pagando las consecuencias de la desquiciada política de la desnacionalizada oposición venezolana.

José Gregorio Rodríguez

Jotaerre577@gmail.com

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

error: Content is protected !!
A %d blogueros les gusta esto: