¿Qué llevas en tu maleta?

Durante más de un año he estado preguntando con frecuencia a la gente que se va del país lo siguiente: ¿Qué llevas en tu maleta?, cabe destacar que dicha frase también la expreso en mis talleres de Gestión Efectiva del Tiempo a los participantes que aún no han tomado esa gran decisión. La gente se preguntará, pues obvio que llevo aquello que me quepa, como ropa, accesorios, así como los diferentes objetos de gran valor, en fin todo aquello que considero importante, por lo tanto pocas personas piensan en la maleta de las emociones, entonces la pregunta sería. ¿Qué llevas en el alma? ¿Qué llevas en el espíritu? ¿Qué te llevas al país dónde vas?

Se destacarían muchísimas respuestas desde el escenario que cada individuo maneje, es decir desde su propio ángulo o necesidad, aun así se pueden evidenciar las respuestas más frecuentes que son conscientes e inconscientes en el ser humano, las cuales podrían ser las siguientes: Llevo la inseguridad que transita mi país, llevo la escases, llevo la rabia, llevo la frustración, llevo el odio que me despertó quien mató a mi hijo por un celular, o aquel que impactó de un disparo la vida de mi hijo que marchó en busca de una libertad; las respuestas llenarían un periódico completo; aun así hoy me pregunto, ¿será que eso que pesa tanto lo permiten en un aeropuerto donde las cargas son limitadas?

Hoy te digo que existe un gran aeropuerto llamado amor ese que no conoce fronteras, pero que al mismo tiempo no permite exceso de equipaje, el solo acepta el agradecimiento de lo que te permitió crecer y avanzar, quizás pasaste por momentos muy duros, difíciles de borrar, pero que fueron necesarios para moldear tu carácter y asumir un rol diferente en la historia de tu vida, ese amor hoy acepta tu paciencia, así mismo tu tolerancia, aquella que será vital para transitar nuevos espacios y escenarios distintos a ti, hoy se te permite la bendición que extiendes sobre la tierra que dejas, que además te vio nacer, se te permite la risa para esparcirla a cada persona que conocerás, la cual estoy segura que se impactará con tu vida.

Hoy te invito a vaciar tu maleta, a colocar todo en el orden correcto de prioridades, coloca determinación, fe, esperanza, coloca un arcoíris que te recuerde que cada color es una antorcha encendida de luz para iluminar todo tu camino, por ende el camino de otros. Logra encajar el perdón para liberar y liberarte a ti de cargas tan pesadas, coloca páginas en blanco donde quede un espacio que dibuje los colores más hermosos: amarillo, azul y rojo, ellos te permitirán mantener el amor y la unión con quienes eligen quedarse con valentía, coraje y quizás con la misma fe que tú de encontrarse nuevamente y juntos recrearse en el oasis de la plenitud que destila este maravilloso país llamado Venezuela, tierra que lleva nombre de mujer: virtuosa, valerosa, valiente, aguerrida, aquella que le cuesta decirte adiós, como aquella madre que no desea desprenderse de un hijo, sin embargo es aquella que al mismo tiempo reconoce que le construyó alas a ese hijo para que tomara un vuelo más alto.

Que hoy cada decisión tomada sea desde la base más importante, el reconocimiento y la dirección de Dios, solo allí descansarás confiado que tu éxito estará garantizado, aun en medio de los reveses de la vida y los embates del camino, el estará en tu barca conduciendo el timón que te llevará a un puerto seguro. ¡Vuela alto!

¡Tú guardarás en completa paz aquel cuyo pensamiento en ti persevera, porque en ti ha confiado!

Nayancy Castillo

vickivale@hotmail.com

Instagram @nayancicastillo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

error: Content is protected !!
A %d blogueros les gusta esto: