¿Qué queda del fascismo y el nazismo en las democracias de hoy?

El ascenso de la locura llegó a su final en 1945. Ese año terminó la Segunda Guerra Mundial. El nazismo alemán y el fascismo italiano caían con el fin de la contienda. Pero quedó una sombra. España y Portugal estuvieron sometidas a regímenes fascistoides hasta los años 70.

La muerte de Franco y la Revolución de los Claveles marcaron un nuevo final aunque, otra vez, quedaron penumbras. En la política es fácil reconocerlas. Ahí están el Frente Nacional francés; Amanecer Dorado, en Grecia, o Españoles Primero, en España. Pero hay otro tipo de herencia más sutil. Esa que han dejado en la forma en la que los políticos, la publicidad y los medios de comunicación usan el lenguaje en las democracias más limpias del planeta.

“Lo único que conocemos del nazismo por la literatura y el cine es la Shoah, la matanza de judíos. Pero el ideario nacionalsocialista estaba formado por muchos elementos más que hoy se desconocen y que han acabado hibridándose con el capitalismo tecnológico. Hoy los asumimos como rasgos básicos del mundo actual y, sin embargo, proceden de la Alemania nazi”, explica el profesor de la Universidad Carlos III de Madrid (España) José Manuel Querol.

Ese legado asoma en las campañas políticas, en los anuncios, en los discursos… Los nazis convirtieron la política en espectáculo, descubrieron el impacto de los mensajes cortos y la importancia de que un artista tomara las fotos del líder. Ellos, según Querol, sentaron las bases de la comunicación política y comercial del resto del siglo XX y el XXI.

En el ‘Yes, We Can’ de Obama hay mucho de lo que ya hiciera el jefe de propaganda nazi, Joseph Goebbels, para enamorar a las masas. La diferencia es, sobre todo, tecnológica. En los años 30 no existían Flickr, Facebook, Twitter o YouTube. Los historiadores, dice Querol, han olvidado la faceta estética de estos dos regímenes totalitarios. “El fascismo es la política convertida en escenografía, en estética de fuerza y poder mientras que la economía dirigista, el nacionalismo y los demás rasgos que le asignan los politólogos e historiadores son más procedimientos o estrategias que finalidades”, expone el investigador en su libro Postfascismos. El lado oscuro de la democracia.

A principios del siglo XX nació la comunicación de masas. Las grandes rotativas, el magnetófono, la radio y la televisión hicieron que el tamaño del público se multiplicara por millones. Un amigo íntimo de Hitler se dio cuenta del potencial de que un mensaje volara con la rapidez de la pólvora y se reprodujera como la peste. Fue Joseph Goebbels, “uno de los mayores expertos en dibujar mundos ficticios, inventar “ataques defensivos” y generar un modelo de propaganda política que luego se ha filtrado en todos los aparatos de propaganda política (democráticos o no) y en todas las divisiones de marketing de todas las empresas”, escribe Querol. “El genio maléfico que corrompió la inventio retórica se llamó Joseph Goebbels: el mayor demagogo de Occidente y probablemente el personaje con menos escrúpulos de la historia, pero también el maestro de facto de cualquier político de nuestras democracias occidentales y de los de otros regímenes menos democráticos”.

Joseph Goebbels

Goebbels era un tipo de cara afilada y paso asimétrico. Una osteomielitis en la infancia le había dejado una pierna más corta que otra, aunque él nunca lo explicó así. A pesar de no haber pisado jamás un campo de batalla, en sus discursos decía que lo hirieron en las trincheras de la Primera Guerra Mundial. Este ferviente antisemita estudió Historia y Literatura, y no le fue mal. Fue el alumno más brillante de su promoción. Empezó a trabajar como periodista y, a la vez, escribía novelas y obras de teatro. Pero su ambición literaria fracasó y en 1933 terminó dirigiendo el Ministerio de la Propaganda y la Ilustración Pública.

Desde allí afinó el arte de la demagogia. El ministro creó una red de informadores que salían a la calle a escuchar y anotar las quejas y deseos de los ciudadanos. Daba igual lo que dijesen. Fuera lo que fuera acabaría en los discursos de Goebbels para enamorar a las masas. El dirigente nazi también supo sacar ventajas de la tecnología. Redujo el precio de los aparatos de radio con el fin de que todos los alemanes pudiesen adquirir uno y escuchar sus discursos.

Goebbels compró periódicos y periodistas. Además, según Querol, inventó las notas de prensa. El dirigente aprovechaba que muchos medios no podían enviar a sus periodistas a buscar noticias y, ante ese vacío, el Ministerio suministraba comunicados que acababan llenando las páginas de sus publicaciones. El formato resultó muy eficaz y dejó una estela de la que nadie recuerda el origen. Hoy las notas de prensa de organismos oficiales y sobre todo empresas privadas inundan los correos de las redacciones.

“Los famosos principios de propaganda de Goebbels se siguen utilizando en la comunicación política y comercial de Occidente. Han sido asimilados por las sociedades democráticas y han olvidado quién fue el primero en llevarlas a cabo porque siguen siendo muy eficaces”, indica Querol en una cafetería en el centro de Madrid.

El ministro alemán aseguraba que la propaganda era más efectiva si era pronunciada por líderes de prestigio. Eso mismo se hace hoy en la política y en la publicidad. Las marcas buscan constantemente ‘embajadores de marca’ para dar más credibilidad a sus mensajes. Además, Goebbels supo reconocer la efectividad de los eslóganes, los mensajes cortos y las etiquetas.

“Decía que todos los mensajes tenían que ser lo suficientemente claros y rápidos de asimilar para que todas las personas, incluidas las más incultas, pudieran entenderlo sin dificultad”, especifica el profesor de Literatura comparada. Esos lemas incluyen a menudo una ambigüedad que hace que valgan para muchas personas a la vez. “Muchos políticos hablan del ‘cambio’. ¿Cambiar a qué? Nadie especifica qué va a cambiar. O de la ‘igualdad’, el ‘progreso’, el ‘Yes, we can’, ‘Podemos’, ‘Ganemos’… Son absolutamente genéricos”.

José Manuel Querol

José Manuel Querol indica que la propaganda nazi “simplificaba al máximo al enemigo”. Occidente hace hoy lo mismo con el Islam. “Los políticos y los medios ofrecen una imagen de los musulmanes como si fueran un bloque compacto, como si los bosnios, los yemeníes y los marroquíes pensaran igual”.

Los gobiernos occidentales también han aprendido el llamado ‘principio de verosimilitud’ que usó Goebbels. “Usan distintas fuentes de origen para una misma noticia porque da la sensación de veracidad. Además, lanzan globos de ensayo y piden a sus medios afines que silencien las noticias indeseadas”.

Goebbels “fue un artista en manipular el lenguaje y cambiar el nombre de las cosas”, según Querol. “La manipulación lingüística en la Alemania nazi tomó la semántica de términos terribles y realidades aún peores. Era un nuevo orden y construyó una nueva lengua”.

El filólogo de origen judío Victor Klemperer recogió en su libro La lengua del Tercer Reich (1947) el nuevo mundo que Hitler intentó construir mediante eufemismos, neologismo y palabras utilizadas con un significado distinto al suyo. Eso ocurrió, por ejemplo, el 8 de noviembre de 1923. Hitler, que ya era jefe del Partido Obrero Nacional-Socialista de Alemania, acudió junto a varios miembros de la sección de asalto (SA) al discurso que daba el gobernador de Baviera en la cervecería Bürgerbrükeller.

Los hombres de la SA bloquearon las puertas. Hitler entró, disparó al techo, se subió a una silla y gritó: “¡La revolución nacional ha comenzado!”. Ese acontecimiento fue un “levantamiento”, un “motín”, una “disidencia”. Había decenas de formas de decirlo en alemán pero el Führer lo perpetuó como “Röhmrevolte”, la “Revuelta de Röhm” para darle un carácter más popular. El lenguaje, decía el filólogo alemán, no es inocente. Crea y piensa por ti.

Este uso del lenguaje para no llamar a las cosas por su nombre sigue siendo habitual en las sociedades occidentales. Por ejemplo, El gobierno de Rajoy nunca dijo que iba a reducir los presupuestos. Lo llamaba “reformas estructurales necesarias”. La “fuga de cerebros” que se produjo cuando miles de científicos, profesionales y jóvenes con una buena formación académica tuvieron que emigrar para buscar trabajo, la convirtió en “movilidad exterior”. Tampoco utilizaban la palabra “desahucio”. Era mejor decir “procedimiento de ejecución hipotecaria”. Y algo como la “recesión económica” se convirtió en un “crecimiento negativo”.

Incluso utilizamos expresiones tan contradictorias como “fascismo democrático”, “fascismo suave”, “monarquía representativa” o “monarquía democrática”, según Querol. ¿Puede realmente una monarquía ser democrática si la monarquía es una imposición y la democracia es un gobierno elegido por el pueblo? “Para sostener un modelo utilizamos términos con significados distintos al suyo. Utilizamos adjetivos vacíos. Usamos las palabras para justificar cualquier cosa”.

El uso sibilino del lenguaje es también un asunto de sonoridad. Querol cuenta en su libro que Gary Palmer, en su Lingüística cultural (1996), relata cómo el expresidente Bush, en sus mensajes por la radio durante la Guerra del Golfo, hacía ambiguo el sonido de la /d/ para que pareciera una /t/ y convertir así a ‘Sadam’ en ‘Satán’.

La elección de las palabras es decisiva para el éxito del mensaje. Querol destaca el acierto de Podemos al escoger el término ‘casta’ “porque todo el mundo la entiende. Es una palabra que se empleaba mucho en los años 30 y después dejó de escucharse. También se hablaba entonces de ‘plutocracia’, por ejemplo, pero si hubiesen escogido hoy esta palabra les hubiese costado más llegar a la población. Pocas personas saben que significa ‘gobierno de los ricos’. Hay que medir muy bien las palabras. Si no se entienden, no funcionan”.

Querol escribió Postfascismos para buscar respuesta a una pregunta. “El planteamiento del libro es intentar descubrir si había quedado algo del fascismo y el nazismo en nuestras sociedades. Al ver películas de la Segunda Guerra Mundial, uno tiene la sensación de que algo está pasando”, indicó Querol en la presentación de su obra. “El nazismo inauguró la estetización de la política y desde entonces siempre ha sido así. Nadie lee los programas de los partidos. Lo que hacemos es ver imágenes de los candidatos en periódicos y televisión. Los escuchamos por la radio. La política se ha convertido en escenografía”. Y el primero en hacerlo, según el investigador, fue Hitler.

El Führer asumió el papel de actor y modelo en su obsesión por enardecer a las masas. Querol relata que Hitler y Heinrich Hoffman utilizaban la pequeña tienda del fotógrafo en Munich para retratar al líder con más empeño artístico que informativo. Ahí ensayaban sus gestos operísticos, sus discursos, sus poses y unas representaciones que, al final, tenían más de espectáculo que de política. “Hitler llegó a decir que la masa era femenina y que solo entendía la emoción y el terror. En las fotos quería gustar a las mujeres”.

¡Glub! Escuchar esto provocó un repentino gesto de repulsión en la periodista que escucha, en un café tranquilo abierto a la calle, una tarde de primavera, tomando notas y un té. El profesor se dio cuenta y aclaró, inmediatamente, con un gran énfasis:

–Sí, sí. Ahora, con lo que sabemos que hizo Hitler, nos parece horroroso, pero en aquella época resultaba muy atractivo. A las mujeres les gustaba mucho.

Hitler no fue el único en tener un fotógrafo personal. Obama, por ejemplo, también tuvo el suyo. Pete Souza fue construyendo durante esos años la imagen cercana, impecable, del ex presidente de EEUU.

Barack Obama

—La estrategia de comunicación de Obama en las elecciones que lo llevaron a la Casa Blanca se calificó de novedosa y ejemplar. ¿En comparación con las técnicas que utilizó Goebbels era realmente tan distinta o fue más una innovación tecnológica basada en utilizar nuevos canales, como las redes sociales?

—Todo el aparato propagandístico que envuelve las elecciones norteamericanas, ya sean del partido Demócrata o del Republicano, desde el final de la Segunda Guerra Mundial, y especialmente desde la Guerra de Vietnam, ponen en práctica todas las estrategias goebbelsianas. La construcción de la propaganda norteamericana es mucho más compleja, porque alcanza, incluso de modo inconsciente, a todas las manifestaciones sociológicas y culturales que salen de allí. La imagen imperial, la construcción del American Way of Life y el patrón de la libertad entendida al modo de aquel viejo principio del ‘Destino manifiesto’ se filtran en el cine (incluso en el más independiente), en las letras de las canciones, en el desarrollo urbanístico de Europa, en las hamburgueserías y en todas partes. Obama construyó su discurso con fórmulas goebbelsianas, pero también lo hacía Sarah Palin, del Tea Party, y todos los demás. También lo hacen, en Francia… Evidentemente Obama es alumno de Goebbels, pero ni siquiera podríamos acusarlo de haberlo leído. Quizás lo leyó su director de campaña, pero no más que los de los otros candidatos o los de cualquier departamento de marketing de cualquiera que venda algo. Esa es la trampa del ministro de propaganda del Reich, la universalidad de sus principios para el engaño, y su validez para cualquier cosa que se construya con la mercantilización de las relaciones humanas, desde la política hasta las relaciones interpersonales. Goebbels puede servir hasta para enamorar. A fin de cuentas sus principios son los principios del engaño, del enmascaramiento, de la seducción no por la calidad, sino por la imagen alterada de la realidad y de las necesidades de un pueblo o de una persona. Y en este mundo en el que el ciudadano ha sido convertido en consumidor, estas técnicas encajan a la perfección.

—El lenguaje políticamente correcto trata de evitar la ofensa pero, a la vez, es una construcción impuesta por el poder, una limitación a la libertad de expresión y, además, no se ha demostrado que modificar el lenguaje modifique una conducta.

–Lo que nos hace violentos o machistas, en realidad es un comportamiento. Pero con este lenguaje queremos construir un mundo que no nos manche. Esto es también una herencia del nazismo. El lenguaje políticamente correcto refleja un mundo que no es real. Es una forma de embalsamar y camuflar la realidad. Es llamar ‘Operación tormenta del desierto’ al bombardeo de la población iraquí.

—Habitualmente se atribuye el origen del actual culto al cuerpo al nazismo. ¿Es así?

—Los nazis promovieron la musculación y el cuidado del cuerpo. Tomaron como referencia los cánones clásicos pero solo tomaron una parte de la ecuación. Los romanos decían: Mens sana in corpore sano (mente sana en cuerpo sano) pero a los nazis solo le interesaba el cuerpo. Es una perversión del modelo de atleta griego. Es una estética de fuerza y poder. Hoy continuamos con esa obsesión por el cuerpo porque asociamos esta estética al éxito social.

—También dicen que las raíces del actual mito de la juventud está en el fascismo italiano.

—Al fascismo le interesaban los jóvenes porque son los mejores para ir a la guerra. A esa edad están más interesados en actuar que en pensar. Son los que hacen las revoluciones.

Dice Querol en su libro que “la palabra es el poder absoluto en Occidente. Todo nuestro mundo gira en torno a ella. Es el petróleo occidental, puesto que la palabra es la que en Europa y en Estados Unidos nos lleva a la guerra o a la paz, hunde economías o las levanta, y otorga el poder a una facción política o a otra. Solo hace falta saber usar las palabras y construir un fin para ellas en vez de servirse de su fin natural. No se trata ya de entender el mundo (…) sino de alterar las relaciones entre significante y significado, entre referente y signo lingüístico, para confundir, para conmover, para seducir y conservar el poder”.

Pero, según el profesor, los ciudadanos aún pueden hacer algo frente al uso perverso que los poderes fácticos hacen del lenguaje: llamar a las cosas por su nombre. “Debemos recuperar el significado de las palabras. Si no llamamos al hambre ‘hambre’, a la guerra ‘guerra’ y a la injusticia ‘injusticia’, estaremos creando un mundo virtual. No podemos actuar en un mundo que no es real. Para poder intervenir en la política y en nuestra sociedad, lo primero que necesitamos es conocer la verdad”.

Mar Abad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

error: Content is protected !!
A %d blogueros les gusta esto: