Revolico, el mercado online cubano que vende de todo

El sitio más popular de clasificados de Cuba, Revolico, basa su éxito en un mercado negro que se anuncia sin tapujos y con todas las letras. Las ventas pueden incluir desde móviles, bicicletas y casas, hasta ofertas de trabajo, acceso a internet y asesoramiento para visados.

Los cubanos piensan en vender o comprar algo que no esté en oferta en las tiendas oficiales y enseguida consultan el portal web de anuncios Revolico.

El sitio creado en 2007 por cubanos radicados en España y luego en Estados Unidos, mantiene su popularidad gracias a la diversidad de ofertas que radica en el mercado negro cubano, pero que responde a la demanda de encontrar “lo que sea”.

El Gobierno cubano bloqueó a Revolico desde sus inicios. Entre sus variadas ofertas han estado la incitación a la trata de personas con el fin de llegar a Estados Unidos y las ventas de productos y servicios ilegales dentro de la Isla, como el acceso a internet. Hasta 2016 estuvo totalmente bloqueado, y ahora se puede acceder limitadamente.

Sin embargo, el éxito también responde a esa falta de censores de la información donde el usuario puede encontrar lo humano y lo divino. Una vez descargado, Revolico puede ser navegado como si estuviera online y así guardar información de contacto de los vendedores como números de teléfono, fotos del producto y correos electrónicos.

Los que no tienen acceso a internet pueden comprar ‘el paquete’, un Terabyte de información que viene en un disco duro, con el contenido offline de Revolico y otras informaciones, que es repartido por vendedores a domicilio.

Entre las ofertas más populares de Revolico están la venta de productos electrónicos como celulares, computadoras y cámaras digitales, así como de electrodomésticos: televisores, aires acondicionados y lavadoras entre otros. Algunos pueden ser de uso, dando espacio también a la conocida venta de ‘segunda mano’ (y hasta de tercera o cuarta, según la demanda).

Así podemos encontrar a la venta las lavadoras rusas ‘Aurika’, que entraron a la Isla durante la época de la antigua URSS y que hoy se comercializan a 120 dólares en esta red de ventas. Estas son codiciadas entre los cubanos por la capacidad y calidad de sus motores, que todavía están en funcionamiento, y por una devaluación que la hace asequible al bolsillo cubano.

Sputnik

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

error: Content is protected !!
A %d blogueros les gusta esto: