Se acerca la hora cero de Brexit

Hay algo nuevo, el borrador de un Acuerdo de Salida de Reino Unido (UK) de la Unión Europea (UE). Un documento de 585 páginas. Después del anuncio se podía oír un suspiro de alivio en el país por unas horas antes de volver a dominar la confusión. En seguida, la dimisión del secretario para Brexit (el segundo), el negociador principal. Los parlamentarios recibieron a Theresa May, la primera ministra, en la cámara con frialdad echando agua fría a su proyecto. Gente de su propio partido, los “brexiteros”, le tiraron el guante amenazando un golpe y pidiendo su renuncia. El partido de oposición, los laboristas, declaró que no va a apoyar el proyecto de acuerdo porque quieren gobernar. Los escoceses nacionalistas rechazan el acuerdo anotando que no hay ninguna mención de Escocia en el documento a la cual la primera ministra rebatió que como Escocia es parte de UK no merecieron mención alguna. El partido galés tampoco aceptó ni el partido democrático liberal. En fin, un balde de agua helada.

La mano roja de Irlanda del Norte

La aprobación del proyecto de acuerdo, ahorita está en manos de la Cámara de los Comunes pero también en cierto modo en manos del público. En Irlanda del Norte ha suscitado la primera pelea pública entre los agricultores y empresarios norteños y el Partido Unionista Democrático (DUP) que apoya el Brexit. La confederación de industria de la provincia dio luz verde al proyecto de Theresa May argumentando que ningún acuerdo sería fatal porque temen que la carne de EEUU y América del Sur sería más barata pero menos controlada y arruinará la agricultura en Irlanda del Norte. Líderes de DUP niegan la acusación diciendo que los empresarios no se dan cuenta de las implicaciones constitucionales del acuerdo que romperá la “unión preciosa” de UK convirtiéndole en un “estado vasallo” de UE y amarrándole más a la República de Irlanda. Un comentarista ha criticado el uso de términos medievales de vasallaje y esclavitud diciendo que los brexiteros (y DUP) insultan tanto el idioma como la historia. Me gustó la descripción de un miembro de Parlamento conservador, para él los brexiteros son “patricios apurados”.

Europa y la UK

Interesante la reacción del público que ha mostrado cierta simpatía hacia la primera ministra por su guáramo e insistencia que su acuerdo es el mejor; que ningún acuerdo sería un desastre económico y político para el país; ella rechaza un segundo referéndum o “voto del pueblo” que reclaman sectores de clase media. La gente común y corriente aboga por un fin a la indecisión, inseguridad y confusión. Los líderes europeos encargados de negociar con UK enfrentan reacciones, también: sectores franceses los acusan de haber sido demasiado blandos con los ingleses sobre los derechos de pesca industrial y los españoles sobre el veto sobre Gibraltar.

Brexiteros

Los medios: El tabloide The Sun dice que mientras no se cuestiona la resiliencia y aguante de la primera ministra, ella debe reconocer que su plan no es lo que muchos votantes querían cuando optaron por Brexit; entonces que rehaga el plan y extraiga más concesiones de los europeos para superar el apoyo del Parlamento. The Guardian insiste que, como están las cosas, May debe permitir al pueblo expresar su voz. The Daily Mail ha cambiado su posición abandonando a los brexiteros para apoyar la posición de la primera ministra. Los brexiteros ahora son “saboteadores” que “no ofrecen una alternativa y han perdido el camino”. Y a los ministros que dimitieron los tilda de “traidores” y los laboristas como “ni chicha ni limonada”. Lo nuevo del proceso es que las cartas están sobre la mesa.

No se pondran viejos

Durante las conmemoraciones del centenario del Armisticio de noviembre 1918 aparecieron enfoques nuevos como un documental actualizado sobre la vida en las trincheras mostrando imágenes de aquel tiempo no solo convertidos de negro a color sino en movimiento normal de lo Charlie Chaplinesque. El documental se llama: “No crecerán viejos”. Vale la pena verlo. Hasta lograron restablecer diálogos de los soldados aunque fallaron en cuanto a los dialectos. La BBC y otros canales nos dieron un vistazo a lo que esperaban a los veteranos después al regresar a UK victoriosos: desempleo, sin pensión y sin reconocimiento.

Quakers oppose all war

Asombrosa la actitud de la organización religiosa, Los Cuáqueros o Sociedad Religiosa de Amigos frente al Estado de Israel. Decidieron boicotear a compañías vinculados a la ocupación israelí de la Palestina, es decir no van a invertir. Los judíos de UK están bravos porque alegan que este grupo cristiano pacifista ignora otras injusticias en el mundo para perjudicar a los judíos. Pero, a diferencia de su caracterización del Partido Laborista, éstos no acusan a los cuáqueros de “anti-semíticos”. Los cuáqueros británicos comparan a los israelítas con los blancos sudafricanos del apartheid y los accionistas del comercio esclavista del Atlántico. Los cuáqueros fueron instrumentos de lucha para la abolición de la esclavitud en la Gran Bretaña en el siglo diecinueve.

Patrick O´donoghue

Patrick.vheadine@gmail.com

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

error: Content is protected !!
A %d blogueros les gusta esto: