Seductor se nace (¡y se hace!)

* Existen tantos métodos de seducción como personas en el mundo. ¡Y sólo la práctica puede proporcionar herramientas válidas para adentrarse en el complejo laberinto de la personalidad y los sentimientos!

El arte de la seducción es el exquisito método que un hombre debe seguir para acercarse a una mujer en el momento del cortejo. Y es por sí mismo uno de los mejores “talentos” con que se nace o no, o también uno de los talentos que se pueden adquirir, ¡pues cualquier hombre puede ser un seductor si sigue los estándares que rigen a los seductores natos!

Cuando una mujer cae en las redes de la seducción, se deja llevar, ¡estar con un hombre que posee el arte de la seducción se vuelve adictivo, por las cosas que le hace sentir no sólo en el aspecto sexual, sino también en el emocional! Pero es que el arte de la seducción tiene el poder de despertar los más ardientes y escondidos deseos femeninos, y de satisfacerlos. Para un hombre que posee el arte de la seducción, ¡las puertas del cielo están siempre abiertas porque el infinito mundo femenino está a su alcance! El varón que usa la seducción en el juego de la conquista está casi del otro lado, el siguiente paso, la cama, donde demostrará que aparte de seductor del oído, ¡es un maestro en otros artes!
La seducción en la cama es uno de los placeres más “ricos” para una mujer, ya que no se trata sólo de sentir a su compañero, sino también de disfrutar el juego de las caricias. La mujer desea ser tratada así, ¡cómo la última mujer del planeta! y al mismo tiempo desea que su compañero se lo transmita. Rara vez expone lo que quiere, y el hombre que domina el arte de la seducción esto no lo puede pasar por alto, él debe hacerle ver a ella la clase de hombre con el que está, que no es un hombre cualquiera, sino alguien que va a hacer que lo recuerde por siempre, ¡aunque se trate sólo de la aventura de una noche!

Para quien domina el arte de la seducción ésta es una tarea a cumplir, ya que esta en juego también la fama y el prestigio, porque para una mujer que es bien servida en la cama siempre habrá un tema mas de conversación en el café con sus amigas, ¡no es de extrañar que en el futuro una de las amigas quiera probar al misterioso hombre seductor!

Pócima ¡explosiva!

Los tiempos cambian. El hombre guapo, alto, de grandes músculos no es necesariamente el favorito por las mujeres. Si bien es cierto que a los ojos de una mujer los hombres bien parecidos son un “agasajo visual”, no deja de ser verdad que muchas veces no son los hombres de quien una espera que sean buenísimos en la cama. El prejuicio de que son egocéntricos, de que sólo quieren satisfacerse a sí mismos en la cama, o peor aún, de que la van a hacer sentir mal consigo misma por su cuerpo, pueden mucho.

El arte de la seducción es un conjunto de elementos físicos, románticos, sexuales, pasionales, que combinados en un hombre hacen una explosiva pócima de seducción, capaz de desarmar a cualquier mujer, y hacerla que se entregue sin el más mínimo de los reparos, este es el secreto del éxito en las relaciones. El que un hombre sea capaz de sacar toda esa sensualidad que lleva dentro y trasladarla al plano de lo amoroso, de lo sexual, es penetrar en lo más profundo de los pensamientos de una mujer y guiarla por medio de su éxtasis a caminos no explorados, ¡es hacer incluso que ella descubra cosas de sí misma, que no sabía que estaban ahí!

Tips para lanzarse a la conquista

Heredada o aprendida, la seducción requiere talento, práctica y empeño. Los tiempos han cambiado lo suficiente como para que la mujer abandone su rol pasivo de antaño y le sea permitido dar el primer paso en pos de una conquista. El hombre también ha dejado atrás su papel de “macho dominante” y se permite conectarse con lo que en realidad siente.

Le damos algunos consejillos, válidos para ambos sexos, que pueden ser útiles a la hora de tomar la iniciativa:

* Las mil caras de la belleza: es posible seducir desde la palabra, la inteligencia, el sentido del humor (un clásico), la cortesía, la humildad, el poder. No es obligatorio ser un adonis o una reina de belleza para tener el éxito asegurado.

* Pequeños, pero infalibles gestos infalibles: un obsequio inesperado, una flor sin motivo, caminar bajo la lluvia sin apuro, son gestos que quiebran el orden conocido y abren las puertas de la imaginación.

* Romanticismo, no cursilería: “Un hombre (o mujer) razonablemente enamorado puede actuar como un loco, pero no debería ni puede actuar como un idiota”, decía M de la Rochefoucauld.

* Ritmo: dejar fluir los acontecimientos, respetar los tiempos ajenos y dar pequeños pasos poco a poco, son estrategias de seducción que hacen que el esfuerzo invertido en la espera, haga más placenteros los logros.

* Escuchar, escuchar, escuchar: interesarse por lo que la otra persona piensa o siente, sin emitir juicios de valor, simplemente prestando oído a sus intereses, es una actitud altamente valorada y una técnica insuperable de seducción.

10 recetas para el amor

José Luis Cano, psicoterapeuta y escritor español, le da un recetario para “cocinar” el amor. Veamos.

1. El amor es un lujo. No es una obligación, ni es un deber, ni un poder, ni un negocio, ni una propiedad. Es el regalo compartido de dos personas que eligen con libertad permanecer juntas. Por ello, si su pareja sigue a su lado cada mañana, ¡agradézcaselo! Y si se ha ido, agradézcale también de corazón cuanto aprendió con ella y que ya formará parte para siempre de usted.
2. El amor no es para todos. No todo el mundo puede –ni debería- emparejarse. El amor exige ciertas aptitudes que no todas las personas poseen. Algunas aptitudes son, por ejemplo, madurez, capacidad de vinculación, generosidad, ternura, compromiso…
3. El amor es la máxima prioridad. Si el amor no ocupa el primer lugar en su jerarquía de necesidades, sus relaciones no serán largas ni felices. El amor no admite ser “segundo plato”, ni subordinarse a otras ambiciones o pasiones (profesionales, sociales, económicas, etc.).
4. El amor no tiene fecha de caducidad. Los ignorantes dicen que el amor es efímero o, por el contrario, eterno. Ni una cosa ni otra. El amor dura simplemente lo que ambas personas deseen, es decir, desde 1 segundo hasta 1 siglo.
5. ¡Líbrese del enamoramiento! Mientras sigue enamorado, está ciego, confundido, no ve ni comprende nada. Sólo cuando despierta a la realidad puede comenzar a amar.
6. El amor es compatibilidad. Desengáñese: si sus formas de ser no son claramente compatibles, más aún, complementarias, la relación no durará. Todo lo que usted es (y no simplemente lo que “hace”) debe ser lo que su pareja necesita. Y viceversa.
7. Los tres secretos. Confianza, respeto y amistad. Sin ellos, la relación es un espejismo.
8. Sentirse amado/a. Sólo hay algo más difícil que amar: sentirse digno/a de recibir amor. Ninguna relación llenará su corazón si usted, como una radio apagada, permanece cerrado/a al afecto. ¡Conéctase al amor! Para ello necesita autoestima.
9. Si todo falla, pida ayuda. Cuando enferma, va al médico. ¿Por qué, si falla su relación, no acude al terapeuta? ¡Cuántas relaciones podrían salvarse de este modo!
10. Y si su relación se rompe… Tómese su tiempo para comprender –sin acusaciones- lo sucedido, viva su pérdida y rehaga su vida.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: