Semana decisiva para Brexit

Una semana de decisiones en el Parlamento después de la derrota de la propuesta de la primera ministra. La clave es como siempre el libre movimiento de bienes y servicios entre Irlanda del Norte, (la parte británica) e Irlanda del Sur (la parte independiente). Según analistas irlandeses, parte del problema se radica en la ignorancia de los “brexiteros” de que el poder dominante en Europa no es Alemania o Francia, sino la misma Unión Europea (UE).

Brigid Laffan

Brigid Laffan de un instituto universitario italiano, alega en The Irish Times que a pesar de estar 45 años en UE la élite política británica nunca ha entendido la unión y tampoco ha apreciado que UE es sobre todo una comunidad política. Es mas, aunque el Reino Unido (UK) fue un socio mayor en la unión se va sin entender la institución de la cual formaba parte. La semana pasada los negociadores de UE rechazaron los últimos intentos de UK de introducir codicilos para limitar la duración de la salvaguarda de mantener la frontera abierta.

Según Laffan, los 27 estados e instituciones europeas han seguido tres objetivos estratégicos para proteger la unión como comunidad política. El primero es de demostrar que UE gobierna las relaciones transnacionales en Europa. En segundo lugar, la membrecía de UE prevaleció durante las negociaciones: UK no entendió lo que podría significar ser un tercer país, o sea estar fuera de UE. El autor constata que al principio de las negociaciones Londres esperaba “superar” a Irlanda en las negociaciones dado la “asimetría del tamaño de ambos países” pero para UE lo más importante es proteger sus miembros y no privilegiar los intereses de un estado que se va. El tercer objetivo era de salvaguardar la unión como un sistema basado en reglas, tratados, leyes e instituciones. En fin, UE quiere tener una relación sostenible y cercana con UK como un vecino valorado, pero esta relación nunca va a ser más importante que aquellos tres objetivos estratégicos.

Karen Bradley

A raíz de Brexit las relaciones entre Irlanda e Inglaterra han sufrido otro bajón. Karen Bradley, Secretaria de Estado para Irlanda del Norte metió la pata cuando comentó sobre la posibilidad de no llevar a juicio los paracaidistas britanicos responsables de una matanza de civiles durante una protesta en Derry, ciudad de Irlanda del Norte, en Enero de 1972, el llamado “Domingo Sangriento” cuando murieron 13 civiles. Según la secretaria 90% de las matanzas durante “El Conflicto” fue perpetrado por los terroristas y “cada uno fue un crimen” y que menos del 10% fueron perpetrados por los militares y policías y “no fueron crímenes”. Por supuesto, la declaración cayó como un balde de agua fría en la comunidad nacionalista de Irlanda del Norte. Un ex jefe del Estado Mayor de Defensa llamó a los soldados “guerreros” y Domingo Sangriento como parte de una guerra donde los soldados tuvieron que tomar decisiones en una fracción de segundo para proteger a uno mismo y las camaradas. El problema es que el IRA también habla de guerreros. Durante una investigación independiente salió a la luz pública: los soldados abrieron fuego por 20 minutos y que fue una operación militar no típica.

Sentimiento anti inglés en Irlanda

The Guardian reseña un resurgimiento del sentimiento anti-inglés en Irlanda ¿La culpa? Brexit, el comportamiento y la retórica de los políticos ingleses, el tono de la prensa de derecha y la ignorancia flagrante sobre Irlanda. La reacción de los irlandeses es: “los ingleses echando v****a de nuevo”. El autor cita la declaración de “omisa y ofensiva” del secretario de estado exonerando a los soldados británicos de sus crímenes en Irlanda del Norte, el desorden sobre la frontera y la alianza de los conservadores con el Partido Unionista Democrático (DUP) de los protestantes norirlandeses. Argumenta que Brexit siempre fue creación de los ingleses, no de los británicos ni del Reino Unido. Pero la diferencia de antes es que estamos frente a la primera generación irlandesa que a la vez es politécnica y menos patriótica.

Mientras tanto, The Financial Times (FT) sobre Venezuela: Los mejores talentos de Venezuela buscan santuario en España (los de billete); problemas que Venezuela va a tener para reestructurar su deuda bajo Guaidó o bajo Maduro; el regreso de Guaidó; la expulsión del embajador alemán; Venezuela debe pagar $8.7 mil millones a Conoco; y el problema del apagón. El problema del apagón levanta dudas entre los observadores políticos aca, quienes preguntan: ¿por qué los militares no custodiaron bien las instalaciones del Gurí? ¿Qué pasó con toda la maquinaria de reserva que compró Chávez en 2009 como respuesta a los problemas de los apagones? y ¿el mantenimiento de la infraestructura? No importa si hubo ataque cibernético o no. ¿Quién rinde cuentas?

Patrick O´donoghue

Patrick.vheadine@gmail.com

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

error: Content is protected !!
A %d blogueros les gusta esto: