Sexualidad en tiempos de crisis

La crisis económica va más allá de finanzas, empresas y trabajo, pues afecta de manera importante la vida sexual. En efecto, con el paso del tiempo, problemas económicos e incertidumbre ocasionan que el deseo disminuya.

Amenaza a la estabilidad, incertidumbre e innumerables cambios que atentan contra el nivel de vida son los primeros estragos de los tiempos de crisis. Inicia la reducción de gastos, se racionan o eliminan por completo las salidas, prevalece el temor al desempleo, las deudas se disparan y llega a ser difícil solventar las necesidades básicas.

En consecuencia, se sufren elevados niveles de ansiedad, angustia y depresión, condiciones que minimizan el encuentro sexual. De acuerdo con un sondeo efectuado por la revista de la Asociación Médica Americana de Estados Unidos (JAMA, por sus siglas en inglés), el estrés originado por problemas económicos puede obstaculizar el funcionamiento sexual de las personas, pues la tensión impide el disfrute de la intimidad y la pareja porque interfiere en los distintos ámbitos de la vida erótica (deseo, excitación y orgasmo).

Repercusiones

Cuando la crisis económica se instala en los hogares puede suceder lo siguiente en torno a la vida íntima:

-Disminución en la frecuencia de las relaciones sexuales.

-Aumento compulsivo de la masturbación y encuentros eróticos.

“Si bien ambas situaciones se han observado, por lo regular prevalece la primera debido a que las personas tienden, en primer lugar, a satisfacer las necesidades más básicas. Por tanto, la recreación se relega a un segundo plano, lo que influye en el ámbito sexual”, señala el doctor Miguel Carrasco Hernández, terapeuta sexual egresado de la Facultad de Psicología de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM).

Respecto al incremento de la actividad sexual, se presenta porque para muchas personas es especie de ansiolítico natural. “Incluso, los encuentros son más intensos que en el pasado debido a que la angustia disminuye al estar más cerca e interactuar con el sexo opuesto”, añade el especialista.

Esto último lo tiene muy claro la sociedad inglesa, pues en tiempos de crisis su pasatiempo favorito es el sexo, ya que además de resultar gratificante no implica gastos. Así, lo revela una encuesta del Instituto YouGov en Inglaterra, en la que participó muestra de 2 mil adultos.

A su vez, expertos internacionales coinciden en que la mejor receta para estos males se encuentra en la ternura y el cariño. De hecho, un estudio publicado por la revista estadunidense Medicina Psicosomática reveló que quienes se besan, abrazan y tratan de tener algún tipo de contacto físico diario con su pareja, generan menos hormonas de estrés en sus cuerpos.

Manifestaciones

La disminución del deseo sexual en la mujer estresada por dificultades económicas puede llevarla a tener relaciones sexuales sólo por complacer a la pareja o como forma de huida, es decir, buscando evadir el malestar que está viviendo.

“Con ello podría no percibir su insuficiente excitación, lo que implica lubricación vaginal escasa y, por lo tanto, dificultad para alcanzar el orgasmo y dolor durante el coito. Cuando esto sucede con frecuencia, en especial si experimenta grandes molestias, se presenta desmotivación que incrementa la pérdida del interés por el placer sexual”, advierte el doctor Carrasco Hernández.

En el hombre, la crisis financiera va reduciendo el deseo erótico a causa del estrés y la tensión, o bien, en ciertos casos se refleja con la súbita aparición de disfunción eréctil; esto último es igual de preocupante que la situación monetaria.

“Es muy importante destacar que tales dificultades, tanto en hombres como en mujeres, son conocidas como psicógenas, es decir, no están asociadas con alteraciones físicas o enfermedades, y su pronóstico resulta favorable entre más rápido se reconozcan y traten. En este sentido, la ayuda profesional resulta crucial para evitar que el problema se torne crónico”, acota el terapeuta sexual.

Maneja la situación

Si bien en tiempos de crisis la preocupación preponderante de la población se ubica en las cuestiones económicas y laborales, no hay que hacer a un lado las actividades recreativas, pues éstas permiten liberar el estrés acumulado. En este contexto resalta la importancia de conservar vida sexual activa y saludable, pues estimula la armonía y procura bienestar físico y mental relajado.

“Al mismo tiempo, las relaciones sexuales promueven la producción de endorfinas, compuestos químicos naturales que reducen el dolor, las preocupaciones, promueven el descanso nocturno y aportan una sensación de plenitud”, señala el doctor Carrasco Hernández. Por lo tanto, el experto recomienda no descuidar la vida íntima, ya que se convierte en aliada y ayuda a sobrellevar la situación con más y mejores herramientas, así que no la relegues a los últimos lugares en tu lista de actividades.

“La mejor receta para enfrentar el estrés y optimizar el rendimiento sexual es el cariño, la comprensión y compartir las preocupaciones. Haz a un lado lo material y rescata lo espiritual, pues al liberarte del anhelo de poseer bienes de consumo, se tienta más al ser, hacia uno mismo, por lo que el problema económico tiene menores repercusiones”, puntualiza el especialista.

Karina Galarza Vásquez

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

error: Content is protected !!
A %d blogueros les gusta esto: