Sexualidad & Relaciones sexuales

* De acuerdo con Sigmund Freud, la sexualidad rodea todo lo que somos. Y la OMS la define como “un aspecto central del ser humano, presente a lo largo de su vida. Abarca al sexo, las identidades y los papeles de género, el erotismo, el placer, la intimidad, la reproducción y la orientación sexual. Se vivencia y se expresa a través de pensamientos, fantasías, deseos, creencias, actitudes, valores, conductas, prácticas, papeles y relaciones interpersonales”

La sexualidad humana es un conjunto de elementos biológicos, psicológicos y sociales que engloban a su vez conceptos muy variados como la reproducción, el deseo y el placer sexual, la identidad de género, la orientación sexual, las relaciones de pareja o los roles de género. Desde el punto de vista de la sexología, se puede definir una relación sexual como el acto en el que dos personas mantienen contacto físico con el objeto de dar y/o recibir placer sexual, o con fines reproductivos. La relación se xual abarca muchas posibles actividades o formas de relación entre dos personas y no se limita sólo al coito o penetración.

Fisiológicamente, las relaciones sexuales –incluido el coito-, son una serie de actividades y respuestas biológicas que han sido ampliamente estudiadas. Aunque hay muchas variaciones personales, sobre todo en lo referente a percepciones y valoraciones subjetivas, la actividad sexual puede describirse en parte como una serie de técnicas que pueden ser definidas, estudiadas y puestas en práctica de modo progresivo. Bien aplicadas, estas técnicas deben facilitar tanto la seguridad, como la satisfacción personal y de pareja.

Desde el punto de vista de la sexología, no existe una edad concreta para el comienzo de las relaciones sexuales.

Estadísticas aparte, cada persona ha de decidir si se encuentra o no preparada para este paso. Para ello existe una serie de conocimientos y habilidades, que deben ser conocidas y controladas, antes de los primeros contactos sexuales. Hacerlo de esta forma no sólo facilita la mayor seguridad posible, sino que también permite acercarse a las relaciones de pareja sin miedos y de una forma progresiva y satisfactoria.

1) Riesgo de embarazo no deseado: si hay algún contacto entre el semen o el líquido preseminal y la vagina, existe casi siempre un cierto riesgo variable de embarazo. Existen protocolos para intentar reducir o solventar este problema. En todo caso es fundamental una respuesta rápida y decidida y decidida. Es fundamental acudir a cualquier servicio de salud o centro de planificación familiar. Los remedios caseros y la automedicación pueden ser peligrosos para la salud y poco útiles sin el asesoramiento adecuado. Todo lo anterior es aplicable también para el riesgo de enfermedades de transmisión sexual (ETS)

2) Dolor, sangrado u otras patologías médicas: cualquiera de estos síntomas indican que algo no funciona bien. Es un mito que las primeras relaciones tengan que ser dolorosas o que deba haber sangrado. No es normal la aparición de estas señales y es prioritario detener de inmediato la actividad sexual y consultar, lo antes posible, con los servicios sanitarios.

La mejor forma de acercarse

a las primeras relaciones sexuales
1
) Con información, consentimiento mutuo, responsabilidad (conocimiento y preparación ante las consecuencias) y comunicación con la pareja.
2) Con seguridad, conocimiento, acceso y uso correcto de los métodos anticonceptivos y de protección ante las ETS.
3) De forma progresiva.

Formas posibles de relación sexual

En general, cualquier contacto que suponga excitación sexual con o sin orgasmo.

– Abrazos, masajes, caricias o besos en el cuerpo, pero no en los genitales.

– Caricias en la zona genital.

– Sexo oral.

– Penetración (con o sin eyaculación dentro de la vagina).

Elementos necesarios para mantener una relación sexual satisfactoria y con seguridad

– Voluntariedad y consentimiento mutuo y consciente, en cualquier momento de la relación. Control sobre cualquier actividad sexual. Posibilidad de parar o variar cualquier actividad sexual no deseada o no satisfactoria.

– Ausencia de presiones externas y de conflictos sociales o personales.

– Responsabilidad sobre las consecuencias fisiológicas, psicológicas, sociales y de relación con la pareja.

– Comunicación. Objetivos comunes, compartidos o conocidos.

– Conocimiento básico sobre la fisiología y la sexualidad humanas.

– Seguridad I: conocimiento sobre los riesgos de enfermedades de transmisión sexual (ETS) y cómo protegerse.

– Seguridad II: conocimiento sobre los riesgos de embarazo no deseado y cómo protegerse.

– Seguridad III: acceso y conocimiento del uso adecuado de medios de protección.

– Periodo de excitación adecuado.

El orgasmo en la relación sexual

– El fin de la relación sexual puede ser conseguir un orgasmo, pero no siempre es así. Existen otras muchas de satisfacción en la relación de pareja, como la excitación sexual, la intimidad, la comunicación o el descubrimiento mutuo.

– El no conseguir el orgasmo durante una relación sexual NO es un fracaso.

– Es muy difícil conseguir un orgasmo simultáneo (los dos miembros de la pareja al mismo tiempo). Intentarlo por encima de todo puede dar lugar a problemas innecesarios de insatisfacción en la pareja.

– Es difícil o imposible llegar al orgasmo cuando existen preocupaciones o tensiones producidas por: desconocimiento, miedos (al embarazo o a la transmisión de enfermedades), falta de lubricación, falta de excitación, momentos o lugares inadecuados y/o consentimiento forzado o dudoso.

Qué se considera como fracaso en la relación sexual

– Relación forzada o presionada.

– Sin control sobre la seguridad.

– Sin comunicación.

– Sin satisfacción sexual. Dolorosa o indiferente.

– Sólo uno de los miembros de la pareja ha conseguido lo que quiere.

– Tensa, no relajada.

– Intentando conseguir objetivos difíciles de alcanzar.

Qué se considera como éxito en la relación sexual

– Conseguir la satisfacción de la pareja: excitación, comunicación, conocimiento mutuo, etc. De nuevo hay que insistir que no siempre el objetivo es el orgasmo.

– Control de la seguridad.

– Comunicación y control mutuo durante toda la relación. Seguridad de poder parar en cualquier momento y no realizar nada que no se quiera hacer realmente.

– Feed Back. Intercambio de información.

– Relajación, tranquilidad y seguridad.

Qué es la educación sexual

Es un recurso fundamental que todas las comunidades deberían usar a la hora de formar a sus niños. Por diversas razones, los seres humanos hemos desarrollado miedo y vergüenza alrededor de nuestra propia sexualidad, comenzando por el hecho de necesitar cubrir nuestros cuerpos de las miradas ajenas. Sin embargo, esto solamente puede conducir a la desinformación y a la represión, con sus terribles consecuencias.

Dorothy Lamar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

error: Content is protected !!
A %d blogueros les gusta esto: