Si no colaboras… Apártate que estorbas +VIDEO

 

Personas que demuestran siempre descontento con su trabajo, que no están dispuestos a realizar más labores de las que se les han sido asignadas, les gusta murmurar entre pasillos y generan una actitud negativa en los trabajadores. Empleados conflictivos hay en todas las empresas, son un problema frecuente y se puede tornar muy desagradable. Te invitamos a ver el video de Performia Colombia para entender sobre las personas problemáticas en los equipos de trabajo de cualquier organización. Además, siempre existe la posibilidad de que la negatividad se propague por la empresa como una plaga. ¿Qué se debe hacer frente a ellos? Las soluciones son súper simples y directas. Éstas son:

-Evaluar si el empleado problemático está en el puesto equivocado.

Una persona introvertida y solitaria no puede seguir procedimientos administrativos. Como también, individuos con fuertes habilidades técnicas no deben ser ascendidos a funciones gerenciales. Problemas tan simples como estos pueden desembocar en un conflicto para su empresa. Cuando deje a una persona en un cargo determinado, primero realice un estudio de sus habilidades, pero también de sus intereses. El mantener trabajadores contentos con sus labores, genera un mejor ambiente en la empresa.

-Evaluar la dinámica del grupo; el problema puede estar allí.

Las compañías que crecen rápidamente -y las que tienen un ambiente de desempeño muy exigente-, a menudo generan un vacío de liderazgo. En estos casos, ese vacío permite que una persona muy resuelta maneje sin sutileza a las demás. Puede haber una persona sumamente talentosa en esa situación, pero tendrá una incidencia nociva, porque la dinámica del grupo será disfuncional. Si ése es el problema, asegúrese de que en cada grupo haya por lo menos una persona con la personalidad o el poder para neutralizar los conflictos.

Más allá de los remiendos organizacionales existen problemas con empleados conflictivos que no se pueden resolver con meras tácticas organizacionales o de recursos humanos. También, existen problemas personales e interpersonales; los que se describen con frases como conflicto de personalidad, mala química o me saca de las casillas.

De esta manera, empleados problemáticos, en sí mismos, pueden tener personalidades conflictivas. Pero también puede ocurrir que usted como gerente, por a su propia personalidad, agrave la situación en lugar de mejorarla. Cualquiera sea el caso, en la inteligencia emocional es posible encontrar la clave de la solución.

Se aconseja lo siguiente para estos casos:

-En primer lugar, los gerentes tienen que ser conscientes de sus propias respuestas emocionales, y de la manera en que la gente (con problemas) activa sus resortes emocionales. Deben poder controlar su carácter y sus temores, según cuál sea la situación que enfrenten con el individuo problemático.

-Tienen que ser positivos y seguros en la forma en que trabajan con personas conflictivas; no intimidar ni agobiar, sino actuar con diplomacia. Un gerente emocionalmente inteligente, por ejemplo, no debe tratar de cambiar la conducta de los empleados conflictivos, sino ayudarlos a que comprendan los problemas que ocasionan.

-Los empleados conflictivos no son muy conscientes de la manera en que se comportan. Pero si se les hace ver el impacto que tiene su conducta, a menudo cambian.

Video cortesía de Performia Colombia

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

error: Content is protected !!
A %d blogueros les gusta esto: