Slow sex (¡placer sin límites y diferente!)

* Es la nueva tendencia de la que se tiene mucho que aprender. Hace referencia a practicar sexo despacio, disfrutando de cada instante sin necesidad de buscar la eyaculación o el orgasmo cuanto antes. Después de leer este artículo, ¡dispóngase a tener una sesión sexual de altura!

Dicen que la felicidad no es una meta, sino un camino. Pues, en el sexo, sucede lo mismo. El orgasmo nunca debe ser el principal objetivo, sino la culminación de una sesión de sexo deliciosamente placentera. Es por ello que se ha puesto muy de moda un término que trata de explicar que para disfrutar de sus relaciones, tiene que tomárselo con calma… o con soda. El término en cuestión es slow sex, y es una tendencia de la que tenemos mucho que aprender. ¿Está preparada para el mejor sexo de su vida? ¡No es difícil ni complicado! El slow sex hace referencia a practicar sexo despacio, disfrutando de cada instante sin necesidad de buscar la eyaculación o el orgasmo cuanto antes. Para ello, primero tiene que tomar nota de unos buenos e imprescindibles preliminares que le vendrá bien para controlar la excitación y no terminar así antes de lo deseado. He aquí doce preliminares a tener en cuenta.

¡Adiós relaciones mecánicas y monótonas!

Cuando llevamos un tiempo con nuestra pareja tendemos a acostumbrarnos y que nuestras relaciones sean cada vez más mecánicas y monótonas. El slow sex pretende romper con ello, pues, qué necesidad hay de durar un cuarto de hora, por ejemplo, si se puede duplicar o triplicar el tiempo de excitación y, por tanto, de placer.

Según investigaciones, en algunos países del mundo, la media de las relaciones es mucho mayor; es el caso de Brasil (27 minutos) o Hong Kong (29), ¡todo un espejo donde mirarnos en, al menos, el tema de la duración! La realidad es que usted y su pareja también pueden conseguirlo con el slow sex. ¿Cómo?, dejando de centrarse tanto en la penetración y dando mucha más importancia a todo lo demás. Es hora de que exploren sus zonas erógenas porque son más de las que imagina o creía.

Lo que debe hacer

Para practicar slow sex, lo más importante es que el varón retrase la eyaculación para durar más en la cama y poder disfrutar de su cuerpo y el de su pareja durante más tiempo. La teoría parece fácil; sin embargo, en la práctica, a veces fallan las ideas. Por eso compartimos con usted 10 maravillosas y eróticas ideas para que ambos disfruten unas relaciones sexuales mucho, pero mucho más duraderas.

1. Explore su cuerpo. Si nunca lo ha hecho, pues hágalo ¡ya! Parece básico, pero converse con su pareja y propóngale una noche diferente, un encuentro erótico distinto –¡cómo para no olvidar en años!-. Una noche, un encuentro o como prefiera llamarle, donde esté prohibida la penetración y tengan que darse placer de otra manera. Por ejemplo, jugar con su aliento sobre la piel del otro, con las caricias, los mordisquitos o explorar esas zonas de su cuerpo que nunca sa atreve a tocar.

2. Paren y hablen. Cuando estén en la mitad de la “contienda” sexual, ¡deténganse! Así lograrán retrasar el orgasmo y algo mejor: mayor confianza. El hecho de poder parar en mitad de la faena para hablar con el otro, desnudos, mirándoos a los ojos, les hará alcanzar un nuevo nivel de confianza mutua. Mientras, obviamente, no hablen del tiempo, aproveche para decir o preguntar aquellas cosas sexuales que no se atreves cuando no está excitada. ¡Cuéntense de sus fantasías!

3. Manitas quietas. Para retrasar el orgasmo, no hay mejor idea que prohibir el uso de las manos. Parece una tontería, pero es mucho más complicado y excitante de lo que parece. Con las manos fuera de juego, ambos se verán obligados a usar la imaginación y tardarán mucho más en llegar a la meta del orgasmo.

4. Juguetes sexuales. ¿Fanáticos de los juguetes?, en los sex

Shop encontrarán una amplia gama de “coroticos” sexuales que les harán disfrutar de un coito duradero. Eso sí, intenten alejarlos de sus genitales. Por ejemplo, un vibrador en otras zonas del cuerpo también puede ser muy excitante. ¿Qué otras ideas se te ocurrirán?

5. Jugando con los sentidos. Agreguen nuevos componentes en sus relaciones que les mantengan entretenidos y tengan que ver con sus sentidos. Desde hielos a aceites aromáticos o alimentos afrodisiacos. ¡Jueguen con los elementos!

6. Subir el nivel de erotismo. Para retrasar el clímax puede probar con el uso de fantasías: utilización de picardías o lencería sexy que no dejará que su hombre toque, un sensual strep tease, unas esposas para atarle a la cama… ¡Ufff, tiene mucho donde elegir!

7. Vendas para dos. Es muy divertido y fácil jugar a taparle los ojos o tapárselos a usted y que el otro lleve la voz cantante, pero, ¿y si se vendan los dos? Puede ser simpático y la mar de sensual que ninguno de los dos vea al otro, ahí jugarán con sus manos y labios y, sobre todo, esto les obligará a ir mucho más despacio.

8. Felación y cunnilingus. Aunque no debe abusar de esta práctica si ambos quieren durar mucho tiempo, la felación y el cunnílingus serán grandes aliadas del placer sexual duradero. Pero, mejor aún que centrarse en el pene o él en la vagina, exploren las zonas de alrededor: ingles, testículos, perineo… Son zonas con gran potencial, ¡no las pierdan de vista!

9. Pruebe nuevas cosas. Probar cosas diferentes puede retrasar la eyaculación porque al hacer algo que no ha hecho nunca, lo normal es que lo haga despacio, con más cuidado y descubriendo si hay placer en esa práctica. Por ejemplo, masajes en los pies, en el ano o incluso un annilingus o beso negro (bien hecho), pueden ser un gran modo de conseguir placer de forma diferente.

10. Rétense para ver quién dura más. Muchas veces terminamos rápido porque nuestra vergüenza hace que queramos que nos vea el cuerpo lo menos posible o, en su caso, a veces termina muy rápido porque se pone nervioso. Eso tiene que acabar. Hablar con él y contarle cómo se siente hará que agarre más confianza y no le dé miedo estar desnuda delante de él durante largo rato. Y si le cuesta mucho, pruebe con distintas posturas enconde-complejos.

Qué debe evitar

Básicamente, su pareja no debe abusar de la penetración, tampoco del sexo anal. Esa fricción en el pene es demasiado fuerte como para aguantarlo mucho tiempo. Cuando lleven un rato practicando slow sex y quieran rematar la faena, ahí sí será buen momento para el coito. Y, ya que estás haciendo algo diferente, se aconseja elegir una postura totalmente nueva del Kamasutra para que disfruten siempre del placer sin límites y diferente.

Fabricio Yarica

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

error: Content is protected !!
A %d blogueros les gusta esto: