¡Toda la verdad sobre la medicina natural!

Se trata de una ciencia ancestral, con más de 7.000 años de historia, cuyos principios se basan en la utilización de recursos procedentes de la naturaleza para el tratamiento de ciertas dolencias.

Este tipo de medicina se centra en la utilización de miles de sustancias de origen vegetal, animal y mineral, que nacen en nuestro entorno más próximo, para curar numerosas patologías. Sin embargo, su efectividad continúa originando numerosas críticas. De hecho, son muchos los escépticos que cuestionan su eficacia entre los que cabe resaltar el colectivo de científicos y facultativos, que la califican de ‘ineficaz e insegura’

Sus orígenes

El nacimiento de la fitoterapia tiene origen en la antigüedad. Desde tiempos remotos y en todas las culturas, los hechiceros y chamanes utilizaban las plantas medicinales para sanar a nuestros antepasados, en medio de ritos y costumbres ancestrales. Así, se aplicaba a los enfermos baños de vapor medicinales, baños de sol, agua y barro y se les administraba infusiones terapéuticas, entre otras prácticas curativas.

Hipócrates, considerado el padre de la Medicina, se erigió como el máximo representante de la historia de esta disciplina. Fue un auténtico naturista que no dudo en afirmar que “la salud se merece, se gana y se defiende día tras día con métodos previstos por la naturaleza, y no por medicamentos”. Su fe en los beneficios de la madre Tierra le llevó a desarrollar numerosas teorías como la de los ‘cuatro humores’ (sangre, bilis negra, bilis amarilla y flema), que se sustenta en el equilibrio del organismo a través de los cuatro elementos básicos de la vida: tierra, agua, fuego y aire.

Medicina natural

¿Falta de efectividad o intereses económicos?

Los defensores de la medicina alternativa se atreven a señalar a los responsables de su desprestigio. Ellos confirman la existencia de grandes intereses económicos por parte de las compañías farmacéuticas que, según aseveran, se benefician de la imposibilidad actual de patentar compuestos naturales que son realmente asequibles ya que no les resultaría rentable competir con los precios de los compuestos provenientes de la naturaleza.

Pero a pesar de los avances de la medicina farmacéutica y del recelo de algunos hacia la medicina natural, el porcentaje actual de personas que confían en esta terapia va en aumento. Así, más de la mitad de la población y buena parte de los enfermos crónicos cree en sus resultados y aseguran que, al menos una vez en su vida, han recurrido a los remedios naturales para conseguir el alivio o curación de determinadas enfermedades.

Además del apoyo de buena parte de la población, sus beneficios también son reconocidos por la Organización Mundial de la Salud que, al mismo tiempo, alerta de las posibles reacciones adversas que puedan surgir al combinarlos con otros fármacos.

El documento Estrategia de la OMS sobre medicina tradicional 2002–2005 confirma la progresiva popularidad de los métodos alternativos desde finales de la década de los 80 y principios de los 90. Explica, además, que algunos países en desarrollo y en vías de crecimiento están promoviendo de forma activa el uso de plantas medicinales para la atención sanitaria. De este modo y paulatinamente, muchos gobiernos trabajan en el desarrollo de políticas de regulación y legislación de productos naturales.

Más ventajas que inconvenientes

La medicina natural ofrece numerosos beneficios. ¿Sabes cuáles son los más relevantes? ¡Fíjate!:

-Resulta menos agresiva para el organismo, ya que al ser natural es más fácil de asimilar y eliminar.

Tiene en cuenta al enfermo como un todo, reconociendo la relación entre todos los órganos del cuerpo y no de una parte independiente. Por ello, incentivan el bienestar general del organismo en vez de combatir una única dolencia.

-Se utiliza como método preventivo al poder recibir tratamiento antes de que aparezcan los síntomas de la enfermedad.

-Su costo es mucho más económico que la convencional, porque en este caso no es necesario pagar el precio de la patente ni las investigaciones en el laboratorio.

Sin embargo, aunque priman las ventajas, la medicina natural también cuenta con ciertos inconvenientes, tales como:

Falta de eficacia inmediata ante un problema grave.

-Aparición de efectos secundarios desconocidos debido a la ausencia, en muchas ocasiones, de controles de calidad.

-Falta de rigor en la ingesta. Al no estipularse una dosis concreta, el usuario ignora si su administración es la correcta así como si la cantidad es la adecuada..

Homeopatía, ¿alternativa o complemento de la medicina convencional?

Catarros, alergias, asma, tics nerviosos, problemas de aprendizaje, fibromialgias, hipertensión, migrañas o irritabilidad son algunas de las patologías que pueden ser tratadas con la homeopatía. Pero, ¿en realidad en qué consiste? ¿qué beneficios puede aportar? ¡Toma nota!

Medicina homeópata

La homeopatía es una terapia basada en las prácticas de la medicina alternativa que ayuda tanto en la prevención como en la solución de los problemas de salud, ya sean físicos o mentales. Este método terapéutico se basa en el uso de remedios naturales procedentes de plantas, animales o minerales que se diluyen en agua o en alcohol y se tratan para transformarlos en pastillas, soluciones, gránulos o cremas.

Asimismo, existen diferentes tipos de homeopatía:

-Homeopatía Unicista. Este sistema consiste en la utilización de un solo medicamento, maniobrando en una misma dilución o variándola.

-Homeopatía Pluralista. El procedimiento pluralista se basa en la combinación de varios medicamentos con concentraciones más bajas.

-Homeopatía Complejista. Se trata de un método basado en preparados por los laboratorios homeopáticos para combatir problemas graves, con diluciones mucho más bajas.

¿Cómo encontrar un buen homeópata?

Las estadísticas revelan que la mayoría de los pacientes que apuestan por un tratamiento homeopático han sido anteriormente tratados mediante medicina convencional. Pero, ¿qué se debe tener en cuenta al apostar por esta práctica?, ¿y al elegir a un homeópata? Sería muy recomendable que el profesional que nos va a tratar, además de homeópata sea médico, ya que de esta manera permitirá aplicar el criterio necesario para derivar nuestro problema hacia una rama u otra, o en su caso, poder conjugar ambas fórmulas médicas.

Los beneficios de esta práctica son innumerables y se convierte en una opción muy útil para familias con niños pequeños. De hecho, tanto es así que varios estudios revelan su efectividad para tratar patologías como la gripe, pudiendo ser aplicada a toda la familia, bien para curar, limitar e incluso prevenir la infección. Las formas en que se presentan los medicamentos homeopáticos ayudan en el tratamiento de las enfermedades infantiles, ya que se muestran en pequeñas bolitas de sacarosa y lactosa, atractivas para los niños.

Tratamientos homeopáticos

Son muchos los casos en los que se ha demostrado la efectividad de los tratamientos homeopáticos, destacando entre ellos los problemas crónicos como las alergias, hepatitis o problemas gástricos como diarreas, gastroenteritis, úlceras o estreñimiento. Además, resultan interesantes los resultados obtenidos en pacientes con problemas mentales o emocionales, logrando grandes mejorías en situaciones de ansiedad, estrés, depresión, claustrofobia, violencia, inquietud e incluso insomnio.

La homeopatía siempre ha despertado polémicas. Tanto es así que los más críticos han llegado a describirla como una medicina sugestiva cuya efectividad radica en el efecto placebo. Este tipo de voces contrarias a estos métodos alternativos cuestionan la efectividad de los medicamentos mientras afirman que muchas de las enfermedades tratadas por homeópatas terminan convirtiéndose en incurables, habiéndose podido evitar a través de tratamientos convencionales.

Sin embargo, el hecho de someterse a un tratamiento homeopático no debe significar el rechazo a la medicina convencional. Ambas vertientes pueden complementarse de forma que el paciente pueda beneficiarse de las ventajas de cada una de ellas. ¿Sabes cuáles son las ventajas y desventajas de la homeopatía?

Toma nota:

Los principales beneficios de esta técnica son: el origen natural de los medicamentos, que se producen a partir de elementos que no proceden de la industria química, los precios económicos de los fármacos, así como la ausencia de riesgo a que se presenten efectos secundarios y la efectividad en casos como las alergias, en las que la medicina convencional se ve limitada.

Con respecto a las desventajas debe tenerse en cuenta la ignorancia y falsas creencias existentes sobre esta medicina que debe su mala fama al intrusismo entre los profesionales. A ella se suman otras dos: la escasez de especialistas en esta técnica y el efecto limitado en el organismo cuando la enfermedad está avanzada.

Debido a que muchos profesionales de la medicina se están especializando en homeopatía, la presencia de este tipo de fármacos está aumentando siendo cada vez más recomendados por los médicos. De esta manera se ha reducido la necesidad de acudir a otro médico para someterse a un tratamiento homeopático.

DtE

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

error: Content is protected !!
A %d blogueros les gusta esto: