¡Todo pertenece!

En la vida todo suma, en la vida todo cuenta. Muchas veces nos paseamos por la idea de que lo bueno solo importa y lo malo nos atrasa, pero si analizamos en profundidad lo que es malo o bueno terminaríamos manifestando que en algún momento eso malo nos trajo un beneficio, bien sea producto del miedo generado en nosotros mismos, o la inseguridad que tuvimos o que hemos tenido hasta la actualidad.

A lo largo de mi vida he experimentado situaciones agradables y desagradables, ¡por cierto! desde muy temprana edad; recuerdo una anécdota cuando tenía quizás 10 años de edad y participé en un festival de baile, desde el día que me pusieron a representar a la artista que ninguna niña quería ser, allí empezó mi vía crucis, me sentí frustrada, una especie de bullying en estos tiempos, ¿por qué?, porque era un personaje que ninguna niña quería ser. Después que se me pasó la angustia y la rabia, elegí dar lo mejor en aquel papel, me preparé con toda la responsabilidad y el coraje posible hasta que llegó el gran día de participar. En los camerinos escucho a alguien decir, le cambiaron la pista de la música, creo que no se podrá presentar, eso retumbo en mis oídos, la respiración cada vez era más fuerte, mi mamá en ese momento que como adulta conocía de que se trataba, me agarró de las manos me miró fijamente y me dijo sal que tú puedes, tú lo harás.

Así transcurrió mi camino hacia la tarima y me permití la valentía para dar lo mejor de mí, aquella presentación impactó a la audiencia, compañeras y maestras, lo que ese público no sabía era todo lo que había detrás, por lo que hoy puedo concluir que no era bueno ni malo era perfecto para el momento, en especial para el aprendizaje.

Pregúntate: ¿lo que consideras que fue malo trajo más tarde algún beneficio a tu vida?

La respuesta casi siempre será ¡SÍ! Allí está la clave para levantarte y continuar el camino que en ocasiones puede estar lleno de rosas y en otras de espinas, las espinas sin duda son para crear fortaleza y actitud, las flores para impregnar tu vida de un aroma agradable que te lleve a la gratitud y al bienestar. Todo es equilibrio, haz tú la diferencia para hacer de cada experiencia una oportunidad para renacer.

¡Al principio todos los pensamientos pertenecen al amor. Después, todo el amor pertenece a los pensamientos!

Albert Einstein

Nayancy Castillo

vickivale@hotmail.com

Instagram @nayancicastillo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

error: Content is protected !!
A %d blogueros les gusta esto: