Trabajadores al frente

Durante la semana santa, en Cuba, se desarrolló el XXI Congreso de la Central de Trabajadores de Cuba (CTC). El Presidente cubano Diaz-Canel, expresaba que el Congreso debía “aportar la comprensión por los trabajadores de la situación a enfrentar, y llevarnos a una discusión sistemática, amplia, precisa y concertada de los problemas de la economía nacional” a propósito de la difícil situación que se encuentra la isla caribeña a partir del recrudecimiento de del Bloqueo impuesto por los Estados Unidos y le endurecimiento de la Ley Helms-Burton que como señala el escritor, filósofo y político cubano Ricardo Alarcón evocando al prócer Carlos Manuel de Céspedes (1870), “el secreto” de la política norteamericana era “apoderarse de Cuba”. El XXI Congreso de la CTC, donde por cierto, participan dirigentes de la Central Bolivariana Socialista de Trabajadores (CBST), se ha dado en un momento oportuno en la isla logrando unificar a los trabajadores y al gobierno en un único esfuerzo por enfrentar la grave situación generada por la intensificación del bloqueo. El año pasado por iniciativa del Presidente Nicolás Maduro la CBST llevaba a cabo el “Congreso Constituyente de la Clase Obrera”, en su momento en esta misma columna preguntamos “¿Qué política tiene dirigencia de la clase obrera para combatir al flagelo de la especulación y al pandillaje que asola la cadena de distribución de los diversos productos que conforman la cesta básica?” Poco o nada asumió la dirigencia obrera para combatir el flagelo de la especulación. Hoy nuevamente nos preguntamos ¿Qué discute la dirigencia de la clase obrera venezolana perteneciente a la CBST? ¿Por qué le cuesta tanto a sus dirigentes pasar de una rueda de prensa de cada lunes a la convocatoria de un Congreso Extraordinario o al II Congreso Constituyente de la Clase Obrera que discuta la gravedad de la situación del país generado desde las sanciones y bloqueos económicos? ¿Por qué no promover el debate del papel de los trabajadores en la transformación de la economía venezolana? Estamos ante la presencia de una dirigencia que piensa en todo menos en una Revolución que no interpreta la realidad sino la evade y mucho menos la estudia se niega a su lectura. ¿Tendrá esta dirigencia que esperar que Maduro convoque nuevamente al desarrollo de un Congreso que unifique a los trabajadores en defensa de la Patria? Insistimos urge un cambio generacional, de pensamiento y acción en el seno de los trabajadores que baipasee a la dirigencia obrera y asuma su rol protagónico en la transformación del Estado y en la defensa de la Soberanía Nacional.

Igor Gavidia

CAMPAÑA DE ALTO VOLTAJE. El ataque al Sistema Eléctrico Nacional parece ser no solo cibernético o de sabotaje a la infraestructura eléctrica, está en marcha una campaña para liquidar la capacidad técnica en manos de quienes han asumido la dirección del sector eléctrico. El pasado fin de semana desde el diario El Espectador (Colombia), fue publicado, bajo el título, “Venezuela: a días de apagarse totalmente”. “Maduro se empeña en asegurar que se trata de un saboteo orquestado por Estados Unidos.”, Subestimando la información del gobierno de acuerdo a lo señalado por una de sus fuentes de información: “El testimonio de otra fuente cercana al ministro Gavidia, al cual tuvo acceso El Espectador, confirmó que actualmente no existen piezas de recambio para los transformadores”. El objetivo de la campaña, el ministro Igor Gavidia. Quienes estuvieron hasta hace un poco más de un mes al frente del ministerio y Corpoelec, tras bambalinas, mueven los hilos de la intriga. El Mayor General Motta Domínguez desea retomar el control. Quienes están al frente del ataque al Sistema Eléctrico Nacional conocen la capacidad técnica del actual ministro y de quienes se han puesto al frente de la defensa y recuperación del SEN (todos marginados por Motta Domínguez). Por ahora el ministro Gavidia cuenta con el apoyo del Presidente Maduro y la Vicepresidente de la Republica Delcy Rodríguez para enfrentar los frentes enemigos que buscan abrir una brecha a lo interno del Gobierno Bolivariano con apoyo desde el exterior. Habrá que recordar al profesor Earle Herrera: “Todo jalabolas incuba un traidor”.

EMPRESAS PARA LA GUERRA. Todas las opciones están sobre la mesa siguen repitiendo los que están al frente de la agresión contra Venezuela desde Washington. Sobre cada opción en el Salón Oval se calculan los costos políticos para la actual administración estadounidense. La Casa Blanca no está dispuesta a pagar el precio de las guerras de Irak o Afganistán, la sociedad estadounidense no tolera cadáveres de connacionales arribando a La Base de la Fuerza Aérea Andrews. Quienes dirigen la agresión colocan en el tablero la participación de contratistas militares (pequeños ejércitos mercenarios). Entre estas empresas de la guerra, destaca, BLACKWALTER, una contratista ligada a sectores ultraconservadores y religiosos como “Christian Freedom Internacional”, que ha mutado en diversas oportunidades de nombre para limpiar su imagen ha aprovechado la llegada de Trump al poder para reflotar sus activos. Blackwalter, ha reclutado exmilitares provenientes de Colombia y de otros países de la región en estrecha vinculación con su antiguo socio de Langley. En la promoción de la participación de esta empresa de guerra ante Abrams, Bolton y Pompeo, está la decidida intervención del senador republicano Marco Rubio. Una entrevista al fundador de Blackwalter deja ver claro el valor de este tipo de empresas privadas dedicadas hacer la guerra: “Que una empresa privada pueda tener un ejército poderoso con la última tecnología de defensa cuestiona la existencia misma de las naciones. Cualquier pequeño país tiene un ejército a su medida que puede ser vencido fácilmente por estas empresas que se ofrecen en el mercado”. En Venezuela, la intervención de militar se viste de mercenarios que apoyarían a fuerzas militares de países de la región como el caso de Colombia.

Fuerza Aérea Norteamericana en Colombia

REPOTENCIAR PARA LA GUERRA. La preparación de las fuerzas colombianas para una eventual “Guerra Convencional” contra Venezuela sigue su curso. Un número de siete bases en el país están siendo adecuadas para el uso de la Fuerza Aérea Norteamericana. No olvidemos que desde la implementación del Plan Colombia y su ampliación, concebida en la “Política de Seguridad Democrática”, diseñada durante el periodo de gobierno de Álvaro Uribe Vélez, se autorizó el uso de cualquier aeropuerto colombiano para el aterrizaje y despegue de naves aéreas militares estadounidenses. ¿En qué consisten estas adecuaciones a estas siete bases? Acompañado al proceso de adecuación va en paralelo la repotenciación aeronaves militares y la adquisición de nuevos aviones para la Fuerza Aérea Colombiana bajo el apoyo y colaboración del Gobierno de Trump.

“LOS TRES DE PETRO SAN FÉLIX” cumplirán un mes y medio detenidos a la espera que predomine la VERDAD y la JUSTICIA a pesar de las presiones ejercidas por el actual ministro del Petróleo y presidente de Petróleos de Venezuela S.A, (PDVSA), Manuel Quevedo. La audiencia preliminar fijada para los últimos días de la primera semana de mayo será decisiva para buscar la libertad anhelada por los familiares.

El compa Felipe

redaccionverdades@gmail.com

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

error: Content is protected !!
A %d blogueros les gusta esto: