UK y El Pretendiente

Era de esperar que el Reino Unido (UK) siguiera la posición de EEUU de apoyar a Juan Guaidó como “presidente interino” de Venezuela. Fue durante una visita a EEUU que Jeremy Hunt, secretario de Estado de Exterior, expresándose con el típico comedimiento británico, adoptó a Guaidó como la “persona más indicada” para guiar a Venezuela y a la vez criticó a Jeremy Corbyn, líder del Partido Laborista, por apoyar a Nicolás Maduro a quien acusa de fraude electoral en mayo 2018.

Jeremy Hunt

Por supuesto los medios británicos resaltaron los problemas serios que enfrenta la población de Venezuela en los últimos cinco años. The Financial Times no dudó en llevar la batuta por Guaidó desde el día de su autoproclamación, sus corresponsales felices que UK se une a Estados Unidos, Canadá, Brasil y Argentina para la coronación. Este mismo Hunt fue muy cuestionado cuando era secretario de Estado de la Salud por supuestos esfuerzos de privatizar sectores del Servicio Nacional de Salud (NHS) de manera furtiva. Según los tabloides, se prepara para asumir el liderazgo del Partido Conservador cuando dimita Theresa May. Como parte de esta campaña en marcha comentó que cualquier ciudadano británico que piense que Venezuela es un ejemplo debería mirar la televisión y reflexionar. Según The Times, cuando se le preguntó al Sr. Corbyn si condena las acciones de Maduro contestó que lo que condena es la violencia, perpetrada por cualquier lado, porque la violencia no va a solucionar los problemas. Para él Maduro es todavía Presidente del país y el partido laborista se opone a la injerencia de afuera.

Jeremy Corbyn

Sin embargo, un miembro de su partido y director del grupo parlamentario sobre Venezuela dijo que su jefe se equivocó al acusar a EEUU y otros de interferencia porque la crisis empezó dentro de Venezuela y no afuera. Además reveló que apoya a Guaidó porque es miembro del Partido Voluntad Popular (VP) que es un partido hermano del partido laborista y por lo tanto Guaidó es camarada. Me imagino que esta situación será sujeta a una rectificación dentro del partido de la oposición parlamentaria dado que VP es un partido de derecha.

El “comentariato” británico ya empezó a denigrar del socialismo del partido laborista. El comentarista Philip Collins alega que Venezuela es una muestra del socialismo del Corbyn en acción. Es un ejemplo de lo que pasa a la “idea noble y grande de la democracia social cuando la empuja hacia un socialismo verdadero”. Otros siguen la pista con el argumento que el socialismo siempre termina en sufrimiento y caos. Por otro lado, los partidos marxistas dirán que el gobierno de Maduro no era realmente socialista.

Sin embargo, anoto que reina en periódicos como The Guardian cierta cautela hacia las aspiraciones de la oposición ya que EEUU ha dictado el libreto de escenarios interviniendo directamente. Pero un comentarista del periódico se opone al proyecto político de Corbyn reclamando que “la justificación del uso del poder del Estado y la transferencia de recursos del sector privado al público, preceptos centrales para los laboristas pro-Corbyn, deben ser puestos en cuestión por lo que pasó en Venezuela”. Los comentaristas parecen olvidar que los países vecinos que rechazan a Maduro están en manos de la derecha. Si fuesen en manos de gobiernos de izquierda, la reacción habría sido diferente. Sin embargo, surgieron críticas justificadas a las declaraciones del asesor político del líder laborista que tiempo atrás afirmó que los venezolanos que protestan contra escasez de comida y medicina o eran espías o miembros de la élite. La mayoría de los informes concuerdan que existe rechazo generalizado en Venezuela hacia las políticas económicas de Maduro y la situación caótica del aumento diario de precios y la especulación.

The Irish Times de Irlanda también adopta una posición cautelosa señalando las fallas de Maduro y el origen del último conflicto, es decir, las elecciones presidenciales. Pero concluye que las declaraciones dramáticas de Guaidó parecen estar coordinadas con Washington y eso levanta el “viejo espectro de intervención yanqui en conjunto con rompecabezas legales de reconocimiento diplomático”. Insiste que la “diplomacia se hace de Estado a Estado y son los venezolanos mismos los que deben determinar su futuro político con base en su soberanía democrática”. Advierte que la profundidad y pasión de la confrontación actual en Venezuela se hará difícil contener y resolver el conflicto pacíficamente.

Quizás un comentarista británico pegó una calificando a Guaidó como el “Pretendiente” al trono. Resulta extraño el silencio de protagonistas como López, su señora y Capriles. ¿Siguiendo instrucciones de mantener un bajo perfil?

Se pregunta también, ¿qué ha hecho la Asamblea Nacional Constituyente (ANC)? Casi no figura como factor en los reportajes de los medios britanicos.

Última hora: Guaidó encargó al Gobierno británico de no entregar sus reservas de oro a Maduro.

Patrick O´donoghue

Patrick.vheadine@gmail.com

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

error: Content is protected !!
A %d blogueros les gusta esto: