UK y los cristianos perseguidos

En la última edición informé sobre un proyecto británico que el Príncipe Carlos inauguró durante su visita oficial a Cuba. Erróneamente escribí que la planta de energía solar que una compañía británica construye en el sector de Mariel fue de 500 MW. En realidad, es de 50 megavatios y generará más de 100.000 megavatios hora de potencia anualmente. El error es mío.

Hablando de energía solar, The Financial Times (FT) publicó un artículo anunciando algunos avances tecnológicos para convertir más luz del sol en potencia renovable revelando que ahora se está construyendo paneles que podrían absorber la luz del sol por ambos lados y no como ahorita de un solo lado, o sea “modelos bifaciales”. Y hoy existe una planta de 35 MW que espera generar suficiente potencia para alumbrar 100.000 hogares. Pero hay cierta reticencia de invertir en el proyecto porque los inversionistas no saben calcular cuánta luz del sol será reflejada del piso y a la parte posterior de un panel facial. Sin embargo, es un avance porque generalmente había poca innovación en el sector en cuanto a mejorar la cantidad de captura de los rayos del sol para convertirla en una energía más abundante y eficiente.

Durante la Semana Santa y Viernes Santo en particular no faltaba sentir la Pasión de la gente de Venezuela que necesita medicinas para sobrevivir. Son co-pasionarios en el sufrimiento del Nazareno. Sea gobierno u oposición jugar con la salud del pueblo es pecado. Aunque la obtención de ciertas medicinas siempre fue problema durante las dos últimas repúblicas (cosa que los corresponsales extranjeros han preferido ignorar), la negligencia no es culpa solo del gobierno y la ANC por no atender el problema como lo hubiera hecho Chávez, sino también de los que trabajaban en los hospitales públicos. Aún en los primeros años del gobierno de Chávez hubo casos de robos de medicinas e insumos tal como ocurría en la Cuarta.

Jeremy Hunt

Jeremy Hunt, Secretario de Exterior británico, aborrece el hecho de que 245 millones de cristianos por todo el mundo enfrentan persecución. Acepta que el Reino Unido (UK) no siempre ha “reflejado en su política exterior el sufrimiento de los cristianos perseguidos” y ha ordenado una revisión independiente encabezada por un obispo anglicano que debe entregar el informe en el verano. La matanza de cristianos en dos iglesias de Sri Lanka durante la misa de gloria también ha golpeado acá donde hay una comunidad importante de expatriados.

Tony Blair

Tony Blair, ex primer ministro britanico escribió un artículo sobre la importancia de “integrar a los migrantes” en UK para frenar el ascenso de la ultraderecha. El arquitecto de la política fallida del “multiculturalismo” reconoce el error de no haber encontrado el “equilibrio correcto entre la diversidad y la integración”. Me acuerdo una experiencia personal durante su gobierno de no poder meter a mi hija en un curso gratis de ingles. Tony Blair es un converso al catolicismo y argumenta que sin el derecho de practicar la fe de uno, la diversidad no tendrá contenido y que sin el deber de integrar, la fe se podría utilizar como forma de romper el contrato social básico que une a todo el pueblo. “La tolerancia es parte de lo que hace UK”. Advierte que si los migrantes no quieren adaptarse a eso que no vengan.

En la Pascua los obispos anglicanos y católicos hicieron un llamado público que UK debería entrenar los diplomáticos británicos para que entiendan bien el rol de la religión en la opresión y violencia que enfrentan los cristianos en muchas partes del mundo y otorgar asilo a los refugiados cristianos. Lamentan el hecho que UK excluyó a cristianos y otras minorías en las zonas de conflicto de Siria e Irak de proyectos de asilo y que muy pocos refugiados cristianos fueron traídos al Reino Unido.

Afua Hirsch

Afua Hirsch, columnista de The Guardian, tilda la preocupación del gobierno británico como hipocrática y revela discriminación en el propio ministerio de interior frente a cristianos pidiendo asilo como por ejemplo la respuesta a una mujer que afirma que Jesús es el Salvador pero que “ni El puede salvarme del régimen iraní”. Hirsch recuerda que la relación entre el Cristianismo y el sentido británico de su rol en el mundo es cuenta vieja. Apoya las palabras del prelado que encabeza el estudio comisionado por el gobierno que alega que ha entrado en la ecuación “demasiado culpabilidad pos-colonial”. El prelado es correcto cuando advierte que para el gobierno la fe cristiana es una “expresión del privilegio occidental mientras que en realidad hoy es un fenómeno de los pobres globales quienes son vulnerables por su estado socioeconómico”.

Patrick O´donoghue

Patrick.vheadine@gmail.com

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

error: Content is protected !!
A %d blogueros les gusta esto: