Venezuela, también, es un país, esencialmente, marítimo

Cuando se habla de nuestro país se resaltan dos grandes virtudes, las mujeres mas bellas del mundo y su condición de potencia petrolera.

Muy poco se discute su condición de país marítimo.

El 34% de nuestro territorio está bajo de las aguas saladas.

Pero siempre hay buenas noticias.

El frente marítimo más extenso de todos los países del Mar Caribe corresponde a Venezuela, con una longitud de 1.000 millas náuticas. Venezuela, como país más septentrional de la América del Sur, es el único que posee costas en el Mar Caribe y en el Atlántico.

La fachada Caribe de 2.718 kilómetros desde Castilletes al Promontorio de Paria, en la parte más septentrional de la América del Sur, es una encrucijada vital para él tráfico marítimo Nacional e Internacional.

La proyección al norte de esas costas genera un mar territorial, plataforma continental y zona económica exclusiva, que incorpora al país un área de 560.000 km2.

De veinticuatro (24) entidades federales que conforman la República, dieciocho (18) cuentan con salida directa al mar.

Esta extensa zona le da a Venezuela, un alto potencial económico, resaltándose él gran reservorio pesquero por la riqueza del fito y zoo plancton, las inmensas posibilidades petroleras, la producción de sal estimada en él orden de las trescientas ochenta mil toneladas métricas (380.000,00 Tm), la existencia de otros minerales como azufre, potasio, cobalto y nódulos polimetálicos de manganeso, hierro y níquel, entre otros, pudiendo estos últimos ser explotados en el futuro mediante la aplicación de la tecnología adecuada.

Solamente en el aspecto relacionado a con los recursos minerales, nos dejamos de sorprendernos.

Tenemos:

Fosforitas marinas: es una roca sedimentaria de importancia económica por su alto contenido de fosfato (P2O5). Se explota para su uso como fertilizante (80%), pero también como fuente de fósforo para detergentes (7,5%) y para la producción de otros alimentos (9%). El 3,5% restante se usa para plastificar, como aditivo de la gasolina, en metalurgia como desoxidante y para muchos otros productos. Como subproducto se puede extraer también uranio y vanadio. En las fosforitas el contenido de tierras raras es también de importancia económica potencial.

Nódulos de manganeso: se encuentran cubriendo grandes áreas del lecho marino. Son los recursos minerales oceánicos más estudiados. El manganeso es un elemento de gran importancia en la fabricación de aceros y los países industrializados del mundo occidental y oriental dependen en gran medida de los recursos de manganeso extranjero.

Costras ricas en manganeso: se encuentran adheridas a la superficie rocosa de montes submarinos. Los depósitos de mayor ley se ubican a profundidades entre 1.000 y 2.000 mts.

Nuestros mares tienen una variada cantidad de especies exóticas y criptogemicas.

Venezuela posee cerca de 314 islas, cayos e islotes, la mayor parte en el Mar Caribe y muchas de ellas habitadas.

Las reservas más importantes de Gas libre se encuentran Costa Afuera, siendo las áreas más avanzadas en exploración las correspondientes al Proyecto Mariscal Sucre en el norte de la Península de Paria y las de la Plataforma Deltana. La zona del Golfo de Venezuela tiene un potencial elevado que comenzará a ser explorado en el marco del Proyecto Rafael Urdaneta, actualmente en proceso de definición.

Particularmente pienso que Venezuela debe desarrollar su potencial de Piscicultura.

Debemos recordar que en esas islas viven venezolanos que con ayuda técnica y financiera pudieran desarrollar productos derivados que contribuyan con nuestra dieta.

El consumo de especies y productos es muy bajo debido a su poca variedad en unos casos y altísimo costo en otros, que se eleva a niveles inalcanzables al común, en los días santos.

No soy experto en ese tipo de economía, pero no me explico porque un kilo de Lomito es más barato que un kilo de Corvina, Merluza o Pargo.

El ganadero tiene que comprar la finca, criar el ganado, vacunarlo y correr el riesgo de la muerte de los animales por algún tipo de enfermedad.

El desarrollo de nuestra área marítima va a traer, aguas abajo, el incremento de una actividad industrial a nivel construcción de pequeñas embarcaciones, su mantenimiento y equipamiento.

Igualmente, el aumento del nivel de vida de nuestros isleños a través del apoyo en aspectos de salud, educación y tecnología.

El estado debe crear una nueva fuente de ingresos y de mejor calidad de vida para los venezolanos basado en esta oportunidad única que el Dios creador nos ha regalado.

Cuantos países quisieran tener solo una parte de nuestra región marítima y convertirla en una industria de alimentación a su pueblo y de exportación para generar divisas.

¿Qué estamos esperando?

No importa desde cual sitio de la costa veamos las aguas de ese mar Caribe, es todo un infinito horizonte que se confunde en el camino con el azul del cielo.

Horizonte y Camino, porque es aplicable a la extensión de nuestras aguas lo que en relación a la llanura dijera Don Rómulo Gallegos, porque también el mar, como la sabana ha tomado conciencia que su inmensidad es todo horizonte como la esperanza y todo camino como la voluntad.

Leancy Clemente

leancyclemente@gmail.com/@leancyclemente

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

error: Content is protected !!
A %d blogueros les gusta esto: