¿Ya han venido extraterrestres? ¿Están entre nosotros?

Lo bueno de la tecnología es que cada vez estamos más cerca de encontrar vida extraterrestre en otros planetas. Pero quizás hemos perdido tiempo pensando que somos nosotros los que tenemos que ir a buscarlos cuando existe la posibilidad de que ellos ya estén (o hayan estado) entre nosotros. Así que ya saben, si tienes algún amigo un poco más raro de lo normal, quizás deberíamos replantearos algunas cosas. A continuación les mostramos algunas de las teorías más extendidas sobre la presencia de extraterrestres en nuestro mundo.

 

Nuestros aliados del espacio

Esta teoría toma como base unas intenciones buenas por parte de los extraterrestres. Dejando de lado cualquier tipo de ocupación alienígena malvada o películas como La Guerra de los Mundos, los visitantes del espacio podrían haber estado educando desde la antigüedad a los humanos hasta llegar a un nivel de desarrollo superior o incluso, como afirma el ecritor Whitley Streiber, advirtiéndonos sobre posibles catástrofes mundiales.

 

Una relación de intercambio

¿Recuerdan el incidente Roswell (EE.UU)? Es uno de los más conocidos en toda la creencia alienígena y revolucionó el mundo con la supuesta caída de un ovni en los Estados Unidos. El libro del coronel Philips Corson y del ufólogo William Birnes titulado El Día Después de Roswell se engloba en la teoría de que los extraterrestres llevan años viniendo a la Tierra y haciendo un trato con sus gobiernos. Dicho pacto consiste en el derecho a experimentar con humanos mientras ellos nos enseñasen y aportasen nuevas tecnologías. La hipótesis ha sido la base de innumerables teorías de la conspiración y relatos sobre control mental, laboratorios subterráneos, etc.

 

Extraterrestres, dioses del pasado

Esta teoría (y todas sus variantes) se basa en un escenario donde los dioses, venidos de otro planeta, crean una civilización en la Tierra. El impulsor de la teoría fue el escritor Zecharia Sitchin, quien propuso la idea de que los dioses Annunaki, sobre los cuales hablan las tabletas sumerias de arcilla, fueron alienígenas del planeta Nibiru que crearon a los humanos mediante la estimulación genética de una población terrestre simiesca. Setchin es autor de varios libros, entre ellos ‘El 12 planeta’ y ‘Los Reinos Perdidos’, entre otros. Es decir, ellos son el origen de los seres humanos y han estado siempre entre nosotros, como dioses, mostrándonos el camino a seguir y gobernándonos.

 

La Biblia como prueba empírica

La Biblia es uno de los libros más antiguos que se conocen. Si en el pasado hemos entrado en contacto con vida extraterrestre inteligente, ¿no debería haber alguna evidencia en este libro? En este apartado nos encontramos las teorías que suponen los contactos extraterrestres en el contexto bíblico, sobre todo, en los apócrifos. En particular, se cree que los ángeles que aparecieron en las visiones de Ezequiel o el Ángel Gabriel, que anunció a María el nacimiento de Jesús, eran entidades extraterrestres. Estas entidades están del lado de Dios, que trabaja en favor de la humanidad. Entre las publicaciones que abordan el tema está ‘Los orígenes extraterrestres de la humanidad’ (‘Humanity’s extraterrestrial origins’), del antropólogo Arthur David Horn.

 

Construcciones espaciales

Los adeptos a esta teoría, inventada por el escritor Erich von Däniken, creen que los seres extraterrestres visitaron nuestro planeta en el pasado y dejaron aquí sus huellas como, por ejemplo, las pirámides egipcias, que no podrían haber sido construidas sin ayuda de unas fuerzas superiores a las humanas. Entre otras ‘evidencias’ de paleocontactos están también los frescos mayas, algunos de los cuales, creen los adeptos de la teoría, contienen imágenes de astronautas y naves espaciales.

 

Hadas y seres misteriosos, todos ellos extraterrestres

Esta teoría supone que los testimonios de los chamanes de varias partes del planeta sobre contactos con seres misteriosos en realidad tratan de contactos extraterrestres. De ello cuentan, por ejemplo, libros como ‘El pasaporte a Magonia’ de Jacques Vallée o ‘El libro de los hopis’ de Frank Waters. Básicamente, toda actividad paranormal o extrasensorial quedaría explicada con esta teoría.

 

Están en nuestra imaginación

Nos encontramos ante una nueva teoría, elaborada por el astrónomo, ufólogo y empresario Jacques Vallée bajo la influencia de los trabajos del psicólogo C. G. Jung, y supone que los alienígenas no contactan simplemente, sino que en un sentido son los mismos humanos: son proyecciones de la imaginación o del inconsciente colectivo. Si están interesados en aclarar un poco más sobre esta teoría, la película “Invasión” plasma a la perfección esta idea.

 

Ya vinieron a conocer a los dinosaurios

Por extraño que parezca, hay una teoría que sostienen científicos reputados y que anuncia una posible visita extraterrestre a la Tierra hace mucho tiempo. Puesto que la evolución humana data de unos 50.000 años, lo que es en el tiempo cósmico como un grano de arena en el desierto, solo debieron encontrar dinosaurios nadando en los ríos o volcanes de lava muy furiosos. A esta teoría se añade el hecho de que solo tenemos documentación escrita desde hace poco más de 5.000 años, por lo que es complejo asentar las bases de una visita extraterrestre, pero tampoco se puede desechar.

 

No les interesamos

Sin embargo, hay científicos que sostienen esta hipótesis. Mira el mapa de nuestro planeta. Si estuviese completamente por explorar, y conociendo el clima, ¿qué lugares elegirías primero? Si alguno ha contestado la Antártida o el Polo Norte, acaba de desmontar esta teoría por completo. El caso es que ciertos científicos aportan la idea de que toda la Vía Láctea puede estar colonizada, pero el Sistema Solar, al estar en una esquina o suburbio muy alejado, no solo no interesa, sino que nosotros tampoco nos hemos enterado dada la distancia y nuestra falta de tecnología y medios para discernir tal hecho.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: